Unión Europea alcanza acuerdo billonario sobre su plan de recuperación tras pandemia por coronavirus

El acuerdo contempla la creación de un fondo de recuperación financiado con deuda común de 750 mil millones de euros.
FOTO: Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, dio el anuncio del acuerdo alcanzado. (EFE)

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) llegaron este martes 21 de julio de madrugada a un acuerdo para poner en marcha un billonario plan de recuperación económica tras la pandemia de coronavirus, después de cuatro días de maratoniana negociación.

Te recomendamos: Expertos de OMS viajarán a China para investigar orígenes del coronavirus

“Acuerdo”, anunció en Twitter el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, a las 5.31 horas (3.31 GMT) del martes, al término de una cumbre que comenzó el viernes pasado por la mañana.

El acuerdo contempla la creación de un fondo de recuperación financiado con deuda común de 750 mil millones de euros, de los cuales 390 mil millones se desembolsarán en subvenciones y 360 mil millones en préstamos con el fin de ayudar a los países más afectados.

La estrategia para salir de la recesión se apoyará asimismo en un presupuesto para el periodo 2021-2027 de 1.074 billones de euros.

“¡Día histórico para Europa!”, celebró en Twitter el presidente francés, Emmanuel Macron.

“Tenemos acuerdo y un buen acuerdo (…).Nunca la Unión Europea había decidido invertir de una manera tan ambiciosa en el futuro”, afirmó en la misma red social la primera ministra belga, Sophie Wilmès.

Para alcanzar el pacto ha sido necesario hacer concesiones a los autodenominados países “frugales” -Holanda, Austria, Dinamarca y Suecia-, a los que se sumó Finlandia, que han conseguido recortar el volumen de ayudas, tener mayor control sobre las mismas y mantener sus descuentos en la contribución al presupuesto.

Estos fueron los puntos más controvertidos de la negociación, junto a la propuesta para vincular la recepción de fondos del presupuesto al respeto al Estado de Derecho.

Los grandes países, Alemania, Francia, Italia y España, como la mayoría de los Veintisiete, querían como mínimo 400 mil millones de euros en subvenciones, mientras que los frugales proponían 350 mil millones.

Finalmente, el compromiso se queda más cerca de la primera cifra, pero supone un recorte de 110 mil millones en las ayudas directas con respecto a los 500.000 millones de euros que propuso la Comisión Europea (más 250 mil millones en créditos).

El Instrumento para la Recuperación y la Resiliencia, la partida más relevante del fondo de reconstrucción, destinada a financiar reformas e inversiones, aumenta su dotación a 672 mil 500 millones, pero el resto de programas del fondo sufren importantes recortes.

El de ciencia Horizonte Europa pasa de 13, 500 a 5,000 millones; el de inversiones Invest EU, de 30.300 millones a 5,600; o el Fondo de Transición Justa para el clima, de 30 mil a 10 mil millones; mientras que el Instrumento de Solvencia propuesto por Bruselas para ayudar a empresas en problemas se ha eliminado.

El acuerdo refuerza además el control sobre la concesión de ayudas directas para contentar a Holanda, que reclamaba que los países pudiesen vetar los planes de reformas e inversiones de sus socios, mientras que la Comisión Europea planteaba que se pronunciasen solo a nivel técnico.

Los países remitirán sus planes a la Comisión, y estos tendrán que ser aprobados también por una mayoría cualificada de los Veintisiete.

Después, a la hora de autorizar el desembolso de cada tramo de ayuda, si un país o varios tienen dudas, podrán elevar la cuestión a una cumbre de líderes, con lo que el pago se paralizará hasta que lo hayan abordado.

Por otro lado, aumentan los descuentos que tienen los frugales en su contribución al presupuesto por aportar más de lo que reciben, mientras que Alemania simplemente lo mantiene (en 3.671 millones de euros anuales).

El de Holanda será de 1,921 millones de euros frente a 1,576 millones en la propuesta inicial, el de Dinamarca pasará de 197 a 377 millones, el de Austria de 237 a 565 millones y, el de Suecia, de 798 a 1,069 millones.

Además, se introduce por primera vez la condicionalidad ligada al Estado de Derecho, de la que recelaban Hungría y Polonia, así como la meta de que el 30% del gasto del presupuesto y el fondo de recuperación apoye objetivos climáticos.

Con información de EFE.

LLH