Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

UE y México buscan avanzar en la modernización del tratado comercial

Noticieros Televisa FUENTE: agencia DESDE: BRUSELAS, Bélgica
Ildefonso Guajardo y Cecilia Malmström se reúnen para avanzar en la modernización del tratado comercial entre la UE y México. (Getty Images, archivo)

Los máximos representantes de la Unión Europea (UE) y México en materia de comercio y economía se reunieron en Bruselas para buscar un avance en la modernización del tratado comercial; se trata de la séptima ronda de negociaciones para actualizar un tratado de libre comercio en vigor desde 2000 y cuya renovación se negocia desde 2013.

El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) para el Empleo, Jyrki Katainen, y la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, mantuvieron sendos encuentros con el secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, con vistas a avanzar hacia la modernización del acuerdo antes de final de año.

Fuentes comunitarias señalaron que Malmström y Guajardo evaluaron los últimos avances e instruyeron a los negociadores que trabajasen en resolver algunos asuntos técnicos.

“Los equipos de negociación se reunirán esta tarde e informarán mañana de los progresos logrados (…). Veremos qué progreso podemos alcanzar a finales de esta semana”, indicaron las fuentes.

Por su parte, la reunión entre Guajardo y Katainen permitió reafirmar el “compromiso para concluir cuando antes, y si es posible esta semana, un acuerdo político para modernizar el acuerdo”.

“Es un acuerdo importante tanto económicamente como políticamente para apoyar un orden comercial mundial abierto, basado en normas y justo”, incidió Katainen en su cuenta de Twitter.

Guajardo permanecerá en Bruselas hasta el jueves y tendrá también reuniones con el comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan, y la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini.

El objetivo último de las conversaciones es actualizar el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ambos bloques, que entró en vigor por primera vez en octubre de 2000 y se convirtió en el mayor pacto comercial negociado por la UE hasta ese momento.

Recién empezado el siglo XXI, el tratado permitía además a México convertirse en el segundo país del mundo, tras Israel, en tener acuerdos de comercio con los dos mercados más grandes, el norteamericano y el europeo, y suavizar la dependencia comercial con Estados Unidos, país al que destinaba el 88 % de sus exportaciones.

El texto firmado incluía la liberalización progresiva global de intercambios de bienes y servicios, con una reducción progresiva de aranceles, apertura de mercados públicos y de licitaciones y un sistema de arbitraje para disputas comerciales.

El camino hacia la modernización del pacto se inició en 2013 y han ganado impulso desde la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos.

El nuevo inquilino de la Casa Blanca, que defiende políticas comerciales abiertamente proteccionistas y no aún no ha descartado oficialmente su promesa estrella de la campaña de construir un muro en la frontera entre México y Estados Unidos, ha sido un catalizador para las negociaciones.

Un acuerdo con la UE sería un revulsivo para las exportaciones mexicanas tras el cuestionamiento estadounidense del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, en inglés NAFTA), que Trump calificó durante la campaña electoral como el “peor tratado firmado nunca” por su país y la causa de que empresas y empleos desaparezcan de Estados Unidos.

En la anterior ronda, que se desarrolló en Ciudad de México del 27 de noviembre al 5 de diciembre, se concluyeron los capítulos correspondientes a la política de competencia y a las pymes.

Durante esta ronda, encabezada por los jefes negociadores César Guerra por el lado mexicano y Helena König por el europeo, se logró “un avance en todos los temas que forman parte de la negociación”.

En la semana posterior a la ronda en México, los negociadores mantuvieron la comunicación a través de videoconferencias para mantener vivo el objetivo de cerrar las negociaciones antes de que concluya 2017.

El país norteamericano quiere sellar el acuerdo, una “prioridad” en su agenda comercial, antes de sumergirse de lleno en la carrera electoral para sus comicios presidenciales, previstos para el 1 de julio y con una campaña que comenzaría a finales de marzo.

La UE, en tanto, lograría con la modernización de este pacto poner un broche de oro a un 2017 en el que cerró un acuerdo de libre comercio con Japón y realizó importantes avances para cerrar un tratado con el Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay).

(Con información de EFE)
tfo