CLIMA Y FENóMENOS NATURALES

Turistas de Acapulco pernoctan sobre la costera Miguel Alemán por temor a réplicas del sismo

Decenas de turistas tienen miedo de regresar a las habitaciones de los diferentes hoteles en Acapulco, Guerrero, por miedo a que suceda otro sismo

Luego del sismo de magnitud 7.1 con epicentro en Acapulco, Guerrero, decenas de turistas tienen miedo de regresar a las habitaciones de los diferentes hoteles, por lo que pernoctan sobre la costera Miguel Alemán por miedo a que suceda otro.

Te recomendamos: Suman más de 92 réplicas del sismo de magnitud 7.1 ocurrido en Acapulco, Guerrero

Debido al sismo, una persona falleció este martes por la noche en la comunidad de los Mojones, en Acapulco. El movimiento remeció edificios y expulsó a cientos de personas a las calles, sin que se registraran graves daños a infraestructuras, dijeron autoridades.

El Servicio Sismológico Nacional informó que el terremoto de magnitud 7.1 se produjo a 17.7 kilómetros al noreste de Acapulco, en el suroccidental estado Guerrero.

“Afortunadamente no hay daños graves”, dijo en un breve mensaje a la nación el presidente Andrés Manuel López Obrador. “Afortunadamente no tenemos hasta ahora ninguna información sobre pérdidas de vidas humanas”, agregó.

Pero poco después, el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, informó en una entrevista a una televisora local que una persona había fallecido cuando un poste le cayó encima.

El terremoto se sintió, además de en Guerrero, en otros estados centrales y del suroccidente. Le siguieron varias réplicas que fueron sentidas en algunas zonas.

Autoridades de Protección Civil de Guerrero explicaron que el sismo, provocó desprendimientos de rocas y deslizamientos de tierra en algunas carreteras, así como algunas fugas de gas.

También causó daños a edificios en Acapulco, ubicado a unos 375 kilómetros de Ciudad de México, dijo un testigo.

En tanto, la alcaldesa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, indicó en su cuenta de Twitter que no hubo informes inmediatos de daños graves en la capital y que se habían hecho varios sobrevuelos. Solo había fallas del servicio eléctrico en algunas áreas.

Cientos de personas salieron a las calles capitalinas a pesar de la copiosa lluvia. Algunas estaban con crisis nerviosas al recordar los dos sismos de septiembre del 2017, que cobraron la vida de casi 500 personas y causaron graves daños en Ciudad de México y varios estados del suroeste.

“Esto es horrible, cada vez que suena la alerta sísmica y viene un terremoto uno piensa que se puede morir”, dijo María Peña en la colonia Polanco, quien vestía pijama y tenía en brazos a un nieto. Ella también vivió un devastador sismo en 1985.

La CFE dijo que 1.6 millón de usuarios en varios estados afectados habían quedado sin servicio y que estaba trabajando en restablecerlo y que evaluaba los daños. 

Con información de Reuters y Noticieros Televisa

KAH