‘Tupperware Challenge’: Así responden los senadores

El presidente del Senado, Martí Batres, lanzó el Tupperware Challenge. (Twitter @martibatres)

El presidente de la Mesa Directiva del Senado, Martí Batres, lanzó el “Tupperware Challenge” con la finalidad de que los senadores traigan sus viandas en estos recipientes y no hagan fastuosas comidas con cargo al presupuesto de la Cámara.

“Este es el tupperware que me ha acompañado en los últimos años, lo llevo en el coche y desayuno en el coche o en la oficina y traigo aquí mis uvas y mis quesadillas”, dijo Martí Batres.

Bolaños: Prefiero unos tacos en la esquina

El coordinador del Partido Verde en el senado, Raúl Bolaños se negó a participar en el reto.

-¿No se le antojaron las quesadillas del senador Batres?

“Por supuesto que no, prefiero comerme unos tacos aquí en la esquina. Yo creo que el debate en el Senado debe de estar en las iniciativas, debe de estar en las ideas, debe de estar en el Parlamento, no debemos debatir si un senador come en un tupper o no come en un tupper”, apuntó Raúl Bolaños Cacho.

Juan Zepeda: Es una vacilada

-¿Qué opina usted de este tupper challenge ya le entró?

“No pues quema-mucho el sol ¿no?, no, fíjate que es una vacilada, cada quien tiene la forma de cargar su comida y creo yo que no es un tema de estar presumiendo si lo traen en tuppers o en servilletas o lo traen en el morral. No necesito botana en el pleno, me botaneo a mis compañeros”, apuntó Juan Zepeda, senador del PRD.

Batres: Coman donde quieran, pero no lo carguen al Senado

El presidente de la Mesa Directiva, Martí Batres, habló de los comentarios de sus compañeros.

“El hacer esto que, para algunos senadores representa una vacilada, pero representa 130 millones de pesos para los ciudadanos, exactamente, si todos hacemos esto o algo equivalente le ahorramos 130 millones de pesos a la ciudadanía, ese es el tema de fondo. Eso implica que cada senador deba traer su tupper, pues no, si un senador quiere irse a comer a un restaurante de Polanco está en todo su derecho nada más que no le cargué la factura al Senado, ese es el punto”, dijo Martí Batres.

Xóchitl Gálvez: ¡Qué chingón!

La senadora del PAN, Xóchitl Gálvez ya se ha unió al tupper challenge.

“A mí me parece muy chingón que podamos sacar todas las botellitas de pet que se ponen aquí en el senado y que todos traigamos nuestra agua en un tupper en un cilindro en lo que quieran. Estoy de acuerdo con ahorrar y también estoy de acuerdo con ser ecológica y pues como me pusieron a dieta voy a tener que traer mi tupper con ensalada y así no comer sándwich porque, a este ritmo, voy a terminar como vaca”, destacó Xochitl Gálvez, senadora del PAN.

Osorio Chong: Son excesos

El coordinador de los senadores del PRI, en conferencia, reprobó el tupperware challenge.

“Ya son excesos, ¿de verdad eso es lo que quieren del Senado de la República?, yo creo que los mexicanos no quieren eso, quieren austeridad, pero no quieren acciones populistas, creo que se está llegando a un extremo por algunos, que lamento”, subrayó Miguel Ángel Osorio Chong.

A pesar de esta iniciativa, la junta de coordinación política determinó que cuando la sesión se prolongue por más de cuatro horas habrá alimentación para los senadores presentes, sin que sean comidas de lujo.

Lo que los senadores llaman austeridad republicana es el cambio de un café de los que pueden llegar a costar hasta 80 pesos por uno que cuesta 10 pesos y es rellenable; lo único que dicen es que no tiene tan buen sabor.

Con información de Santos Briz.

LLH