Trump reconoce que México hace algo para detener caravana de migrantes

Trump dijo que miembros de la caravana de migrantes es de lo peor, porque se metieron por la fuerza a México. (Reuters)

Este sábado, el presidente Donald Trump reconoció que México está haciendo algo para impedir el paso de los integrantes de la caravana migrante a su territorio.

Comentó que en la segunda caravana hay personas violentas que agredieron a guardias mexicanos.

Donald Trump insistió, durante un acto de campaña en Montana, que no dejará entrar a los migrantes ilegales a Estados Unidos.

“Llaman para decir: estamos haciendo un gran esfuerzo… y, mientras tanto, Honduras, El Salvador, todos estos lugares, es horrible lo que nos están haciendo, horrible. Y México está tratando, pero yo creo que podrían estar haciendo un mayor esfuerzo”, expresó Trump.

“Pero reconozco que esta gente era de lo peor, se metieron por la fuerza a México, lanzando piedras, me refiero a la segunda caravana donde vienen jóvenes muy rudos, muy rudos, y, en algunos casos, son delincuentes ¡en muchos casos! Me preguntan si tengo pruebas, claro que las tengo, les aventaron piedras a la cara de los policías, lastimaron a policías mexicanos y también dejaron a soldados mexicanos muy malheridos. Se metieron a la fuerza, ustedes lo vieron, salió en la televisión. Fue una cosa terrible. México sí está haciendo un esfuerzo, sí lo está haciendo, pero somos diferentes. Nosotros ya apostamos ejército en la frontera”, expresó.

MIGRANTES RETOMAN A PIE ÉXODO POR VERACRUZ

Los integrantes de la caravana de migrantes que entró a México el 19 de octubre retomaron hoy a pie desde las primeras horas del día las carreteras del sur del estado de Veracruz en su camino hacia Estados Unidos, luego de que los buses prometidos por las autoridades locales no llegaran al lugar.

La mayoría de los centroamericanos -entre ellos hondureños, guatemaltecos y salvadoreños- pasaron la noche concentrados en el municipio de Sayula de Alemán, donde esperaron por horas autobuses que en una primera instancia había prometido el gobernador de la entidad, Miguel Ángel Yunes.

Desde las 05.00 hora local se organizaron para abordar los vehículos que supuestamente los trasladarían a la Ciudad de México, pero dos horas después, ante la falta de transporte, decidieron comenzar a caminar por la carretera federal con destino al municipio de Isla, en los límites entre Veracruz y Oaxaca.

Por la tarde del viernes, Yunes, del derechista Partido Acción Nacional, ofreció autobuses gratuitos para trasladar a los cerca de 5.000 migrantes hacia la capital del país, pues aseguró que su estancia era un asunto de seguridad y de salud pública de los habitantes de la zona.

Los centroamericanos aceptaron la oferta y anunciaron que a las 05:00 horas saldrían en 150 autobuses, distribuidos en caravanas de 10 unidades resguardadas por la Cruz Roja, organizaciones no gubernamentales y comisiones de derechos humanos.

Sin embargo, dos horas después de su primer anuncio, el mandatario estatal retiró su oferta de transporte gratuito bajo la excusa que enviarlos a la Ciudad de México no era viable debido a que la capital mexicana sufre un corte de agua potable desde hace cuatro días que podría extenderse hasta el próximo martes.

A cambio, les ofreció trasladarlos a una “ciudad grande” del sur de Veracruz para atenderlos adecuadamente y esperar a que la crisis humanitaria fuera resuelta de manera institucional y de manera definitiva.

A las 07:00 hora local de hoy, el éxodo migrante retomó su camino sobre la carretera federal Sayula-Ciudad Alemán con grandes grupos caminando por la carpeta asfáltica y otros trepados en las plataformas de carga de docenas de tráilers y esperan llegar municipio de Isla pasado el mediodía de este sábado.

A esta caravana de avanzada le siguen los pasos una segunda de otros 2.000 migrantes, en su mayoría hondureños, que ingresaron al país el 29 de octubre y que transitan por el estado de Chiapas.

En tanto, el tercer grupo, de unos 500 salvadoreños, solicitaron de manera legal asilo en México también permanecen en Chiapas y un cuarto grupo, de unos 2.000 salvadoreños que entró el viernes caminando por el río Suchiate va rumbo a la ciudad de Tapachula, también en Chiapas.

Con información de FOROtv y EFE

JLR