Trump busca impulso bipartidista para su reforma impositiva

Donald Trump, presidente de Estados Unidos

Donald Trump, presidente de Estados Unidos (Getty Images)

El presidente estadounidense Donald Trump planea recibir a un grupo bipartidista de senadores para una cena, con la idea de impulsar la reforma impositiva y otros temas clave de la agenda una semana después de aliarse con los demócratas para elevar el techo de la deuda y financiar al gobierno.

La Casa Blanca anunció la cena con el presidente republicano el lunes por la noche, y un asesor de la Casa Blanca confirmó la lista de invitados, con tres demócratas: Joe Donnelly de Indiana, Heidi Heitkamp de Dakota del Norte y Joe Manchin de West Virginia.

También incluye a Orrin Hatch de Utah, el presidente del Comité de Finanzas del Senado, y otros dos integrantes de ese panel, Patrick Toomey de Pennsylvania y John Thune de Dakota del Sur, todos ellos republicanos, dijo el asesor. La lista de invitados fue inicialmente reportada por The Washington Post.

“El presidente está comprometido con obtener la aprobación del alivio impositivo para los estadounidenses de clase media y está dispuesto a trabajar con los demócratas y los republicanos para hacerlo”, dijo el funcionario.

La cena tiene lugar en momentos en que el Senado inicia esta semana las audiencias sobre la reforma fiscal, un tema que Trump y los republicanos en el Congreso prometieron abordar en la campaña electoral del año pasado.

Trump intenta persuadir a los demócratas de que respalden su iniciativa para reducir los impuestos y simplificar el código fiscal este año, un plan crítico para apuntalar a los republicanos antes de las elecciones legislativas de 2018.

El mes pasado, el líder demócrata en el Senado Chuck Schumer presentó las demandas de su partido para cualquier paquete bipartidista de reforma impositiva en una carta al presidente firmada por 43 senadores demócratas y dos independientes.

Pero Donnelly, Heitkamp y Manchin, que enfrentan la reelección en estados que Trump ganó fácilmente en la votación del 2016, no la firmaron.

La Casa Blanca vio esto como una señal de que ellos “están más abiertos a trabajar con nosotros”, dijo el responsable de la Casa Blanca.

 

 

tfo

CARGANDO...