CRIMEN Y SEGURIDAD

Trasladan a 91 reos de alta peligrosidad de Coahuila a Chiapas

Los internos llegaron al Aeropuerto Plan de Guadalupe a bordo de 3 autobuses que fueron custodiados por elementos del Ejército Mexicano, Guardia Nacional y Policía Federal

Desde el Centro Federal de Readaptación Social número 18 de Mesillas, ubicado en el municipio de Ramos Arizpe, Coahuila, 91 reos de alta peligrosidad fueron trasladados al Cefereso número 15 de Villa Comatitlán, en el estado de Chiapas.

Te recomendamos: Trasladan a “El Menchito” a Cefereso 11 en Hermosillo, Sonora

La mañana de este miércoles, un avión Boeing 727 de la Policía Federal con matrícula XCNPF 403 aterrizó en el aeropuerto Plan de Guadalupe, en Ramos Arizpe, para trasladar a los reos.

Los internos llegaron al Aeropuerto a bordo de 3 autobuses que fueron custodiados por elementos del Ejército Mexicano, Guardia Nacional y Policía Federal.

Por más de una hora, los reos, 90 del penal de Mesillas y uno más del penal número 14 de Gómez Palacio, Durango, fueron bajados de los camiones uno a uno y luego de revisarlos fueron subidos al avión de la Policía Federal, el cual se encontraba en el área de pista del aeropuerto.

Tras concluir el abordaje, el Boeing 727 despegó poco antes del mediodía de este miércoles con destino al estado de Chiapas.

Topo Chico era controlado por ‘Los Zetas’; tenían santería y un altar para ‘El Lazca’

El Día de Muertos de 2018, los nuevos asesores penitenciarios de Nuevo León apenas hacían labor de reconocimiento de las instalaciones, cuando encontraron en la cancha de basquetbol del Penal del Topo Chico un enorme altar con la foto de Heriberto Lazcano Lazcano, “El Lazca” o “Z-3”, en el centro de veladoras e imágenes de santería.

Un video exclusivo en poder de Notimex y que fue grabado por uno de los custodios de manera oculta, de apenas 13 segundos, es la prueba de este enorme altar que conjugaba la santería de la religión de origen africano denominada Yoruba, con la Santa Muerte, y a través del sincretismo, algunos santos católicos.

El altar a “El Z-3”, muerto el 7 de octubre de 2012 en Progreso, Coahuila, abarcaba toda la cancha techada junto al Rondín Número 5 de la penitenciaría. Es una prueba de cómo el autogobierno de los internos del Topo Chico podía hacer lo que fuere en todas las instalaciones de ese centro penitenciario.

También es una prueba de que, aunque había varios grupos criminales de la delincuencia organizada, “Los Zetas” eran quienes controlaban la mayor parte del tiempo el autogobierno en el Topo Chico.

Incluso, el último líder de ese autogobierno era Jorge Elizondo “El Charal”, líder Zeta que tenía una celda acondicionada con jacuzzi, gimnasio, barbería y estaba rodeada por sus “soldados” en uno de los ambulatorios.

Afuera de la celda de “El Charal” había otra climatizada, donde se encontraban santos y ofrendas para “Elegua”, un santo de la religión Yoruba que es la imagen de un niño “que abre los caminos”, la cual ha sido conciliada a través del sincretismo religioso con la imagen del “Santo Niño de Atocha” del catolicismo.

Por ello, los altares son una mezcla de santería, donde “Elegua” y el “Santo Niño de Atocha” se mezclan y como son infantes, las ofrendas son pequeños autos de juguete, dulces y frutas.

La práctica del Yoruba, combinada con la Santa Muerte, y a través del sincretismo mezclada con el catolicismo, era muy común entre grupos de “Los Zetas” que controlaban el Topo Chico.

La religión Yoruba se refiere a una serie de creencias y tradiciones espirituales originadas entre el pueblo del mismo nombre, un grupo etnolingüístico, originario de África Occidental, principalmente Nigeria.

En formas sincréticas se ha expandido en México, en el Caribe, principalmente en Cuba, y conciliado con el Candomblé en Brasil.

Con información de Juan Andrés Martínez y Notimex

HAVJ