Ver ahora

Trabajadoras sexuales desplazan al ambulantaje en CDMX

La Secretaría de Gobierno capitalina retiró puestos ambulantes de avenida Circunvalación, en el barrio de la Merced, que impedían a trabajadoras sexuales realizar su actividad
Imagen: El gobierno capitalino ofreció una disculpa a las mujeres que se vieron afectadas por la presencia de comerciantes informales en esa avenida. (Andrea Murcia/ Cuartoscuro.com, archivo)

La Secretaría de Gobierno de la Ciudad de México retiró puestos ambulantes de avenida Circunvalación que impedían a trabajadoras sexuales realizar su actividad, informó el subsecretario de Programas de Alcaldías y Reordenamiento de la Vía Publica, Avelino Méndez Rangel.

Te recomendamos: Trabajadoras sexuales, mujeres castigadas por la violencia

En un comunicado, el funcionario ofreció una disculpa a las mujeres que se vieron afectadas por la presencia de comerciantes informales en esa avenida que se encuentra al oriente del Centro Histórico y que por años se ha caracterizado por la presencia de esta actividad.

Señaló que el Gobierno de la Ciudad de México respeta los derechos de todas las personas y la intención nunca fue que se sintieran discriminadas motivado de un malentendido, pero tras una reunión se aclaró la situación y se logró un acuerdo.

Indicó que en la reunión estuvieron representantes del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México, la asociación civil Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer, así como personal adscrito a la Subsecretaría a su cargo.

Brigada callejera apoya a trabajadoras sexuales en la CDMX

El barrio de La Merced, en el centro de la Ciudad de México, es una zona donde se sigue ejerciendo el trabajo sexual. Cada día, decenas de mujeres salen a buscar en alguna acera el sustento que las ayude a sobrevivir.

Yo inicié como trabajadora sexual porque fui traída, me trajeron de mi pueblo a base de enamoramiento, me enamoraron, me trajeron y que te puedo decir, me enamoraron y ya cuando me di cuenta pues ya estaba trabajando”, recordó “La Suspiros”, trabajadora sexual.

En México hay más de 862 mil mujeres que realizan trabajo sexual, según el censo de población 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y cerca de 35 mil en la CDMX según datos de organizaciones sociales.

Hace casi 30 años cuatro estudiantes de sociología de la UNAM llegaron a La Merced para iniciar una tarea de investigación que se convirtió en el trabajo en el que hasta hoy permanecen y han cambiado para siempre la vida de más de 250 mil trabajadoras sexuales.

Me di cuenta de que había muchas injusticias, mucha violación a los derechos humanos. Llegaban ‘las paneles’, como le decían, ‘las razias’ y se las llevaban y eran 15 días presas. También vi morir muchas compañeras que en aquella época no sabían cómo protegerse”, compartió Elvira Madrid, presidenta de la Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer “Elisa Martínez”.

La muerte de Elisa Martínez, una trabajadora sexual con VIH, el abandono y la discriminación que sufrió en un hospital, originó el nacimiento de esta brigada callejera.

No la querían aceptar en el hospital, porque decían que podía transmitirlo a la gente así nada más, había mucha ignorancia”, apuntó Elvira Madrid.

Desde entonces la brigada callejera no ha dejado de recorrer las calles para ayudar a trabajadoras sexuales en la Merced, Circunvalación, San Pablo, Tlalpan y las zonas de prostitución de 27 estados.

Lo que hemos logrado es un espacio propio donde tenemos una clínica, una pequeña clínica donde hacemos pruebas de VIH, de sífilis, ginecología, papanicolau, colposcopía, ultrasonido pélvico, tenemos consultorio dental, apoyo psicológico, alfabetización, talleres productivos para las compañeras que estén en una enfermedad terminal. El año pasado que atendimos simplemente en la oficina cinco mil 100 compañeras, un 10% obtuvo sus estudios de terminar su primaria, de aprender a leer a escribir, de terminar su secundaria, la preparatoria y la universidad”, señaló Elvira Madrid.

Afortunadamente salió un apoyo económico, una beca para meterme a un curso para presentar el examen a la UNAM, creo que el mismo movimiento nos va pidiendo el que cubramos esos espacios, esos huecos que necesitan”, agregó Krisna, trabajadora sexual.

Elvira Madrid y la brigada callejera se han convertido para muchas trabajadoras sexuales en su única familia

Cada vida que cambia fortalece a la brigada callejera, pero nada lo ha hecho tanto como la decisión judicial que en 2014 cambiaría la historia de las trabajadoras sexuales en la Ciudad de México, la opción de reconocerlas como trabajadoras no asalariadas.

Ese es un logro bien padrísimo, porque ya muchas compañeras ya no tienen que ser extorsionadas por policías ni por padrotes, ni madrotas tampoco, porque ya se les dio permiso de trabajar”, apuntó “La Suspiros”.

Las trabajadoras sexuales han aprendido a defender sus derechos en cualquier actividad a la que decidan dedicarse.

Yo la satisfacción que tengo es ver como mis compañeras han crecido, a veces daba miedo desde pararse en un lugar y decirles a las autoridades que están haciendo mal el trabajo, que tienen derecho a esto y el que ellas lo hagan y lo defiendan para mi es la satisfacción más padre”, compartió Elvira Madrid.

Han sido 28 años de pelear muchas batallas, de ofrecer otra opción a cientos de trabajadoras sexuales para salir del infierno en que se sentían atrapadas.

Yo por lo menos yo me siento orgullosa de ser lo que soy, es mi cuerpo, a mí nadie me dice ten, yo sé, yo sé lo que hago, yo sé porque estoy ahí: porque yo necesito”, añadió “La Suspiros”.

Y vamos a seguir en brigada callejera y en la lucha en el trabajo pues hasta que nos muramos”, concluyó Elvira Madrid.

Con información de Notimex

TVR