Tormenta ‘Harvey’ permanece estática por influencia de diversos fenómenos meteorológicos

La tormenta tropical ‘Harvey’ continúa descargando lluvia en Houston, Texas (Getty Images)

Desde hace más de 117 años, un huracán categoría 4 no se adentraba en territorio texano, donde “Harvey” sigue provocando precipitaciones y se prevé que seguirá lloviendo hasta acumular más de metro y medio de agua.

De acuerdo con Roberto Ramírez de la Parra, director de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), “la parte más importante y que más daño causa es que se encuentra estacionario y deja gran cantidad de agua, no el hecho de que sea huracán categoría 4. En la costa sí importaba y dejó muchos daños, pero ahora, la parte importante es la lluvia”.

En entrevista telefónica para Estrictamente Personal, Ramírez de la Parra explicó que “el ciclón se mantiene estático, porque tiene una baja presión arriba, una baja presión por abajo y un frente frío que lo mantienen descargando (gran) cantidad de agua”.

El director de Conagua explicó que “’Harvey’ se formó desde África, desde la parte este de África, y ha venido subiendo su intensidad; llegó rápidamente a Centroamérica, cruzó la península de Yucatán como ciclón débil y se adentró al Golfo de México, donde la temperatura está alta y eso hizo que se intensificara rápidamente”.

El funcionario federal detalló que, en esta época del año, “tenemos normalmente 28 grados Celsius y ahora tenemos 30 o 31 grados; eso hizo que se intensificara rápido”.

Sobre la decisión de las autoridades texanas de abrir las presas y dejar que se inunde una parte de los suburbios, Roberto Ramírez de la Parra destacó que “no es un tema fácil manejar esas cantidades de lluvia. Yo comentaba con los especialistas de la Conagua qué pasaría si tuviéramos lluvia en un lugar como Houston, completamente plano, cuya única salida es el mar, cuando lo que provocan estos ciclones es que el mar también suba su nivel, impidiendo que salga el agua de la ciudad. De todas formas tienes que decidir qué se abre o qué se cierra y son situaciones difíciles de controlar”.

Ante de decisión de abrir las presas para evitar que se inunde el distrito financiero, a costa de inundar los suburbios, Ramírez de la Parra señaló que “la decisión más difícil es evacuar o no cuando vienen este tipo de fenómenos, pero en este caso tenían información”.

Insistió en que, “este ciclón, con una baja presión arriba y una abajo, además del frente frío, se preveía que iba a estar estacionario, con cantidad de agua de más de mil milímetros, se pudo tomar la decisión de evacuar”.

Para comprender lo que significa esa cantidad de agua, el funcionario explicó que “la tormenta tropical ‘Manuel’ dejó 1,141 milímetros, es decir, como si dejaran caer mil litros sobre un metro cuadrado, eso significan mil milímetros de agua”.

Detalló que “’Harvey’ trae a ‘Irma’ detrás”, aunque “hay que esperar un poco más”.

Explicó que “’Irma’ sigue el mismo parámetro de ‘Harvey’; se formó en la parte este de África y se prevé que atraviese a toda velocidad el Atlántico; que llegue a Centroamérica, igual, pero es muy pronto para saber qué va a pasar; sin embargo, con la temperatura en el Golfo de México, si entrara, probablemente se intensificaría”.

Recordó que “Harvey” se formó el 14 de agosto y en el caso de “Irma”, “se tardará 7 días para llegar a Centroamérica, más cinco o siete días para llegar a la península de Yucatán”.

Roberto Ramírez de la Parra enfatizó que, en este momento, “el fenómeno que me preocupa está en el Pacífico”, donde podría formarse un ciclón en las próximas horas, “por una perturbación que se encuentra en las zonas de Michoacán o Guerrero con alta probabilidad de que se convierta en tormenta tropical y los pronósticos no son claros, algunos lo ingresan al territorio de Sinaloa en Mar de Cortés, donde el mar tiene 32 grados, lo que lo intensificaría muy rápido, así que este me tiene muy preocupado”.

 

 

 

 

tfo