Tokáyev gana elecciones empañadas por la represión policial en Kazajistán

De acuerdo con los sondeos a pie de urna, el diplomático Kasim-Yomart Tokáyev habría obtenido en torno al 70% de los votos

Tokáyev gana elecciones empañadas por la represión policial en Kazajistán

Foto: A sus 66 años de edad, Tokáyev será el encargado de dirigir la transición política en el mayor país de Asia Central, aunque ningún analista espera que los cambios sean bruscos. (Reuters)

El kazajo Kasim-Yomart Tokáyev habría ganado las elecciones presidenciales anticipadas de este domingo, de acuerdo con los sondeos a pie de urna, victoria empañada por la represión policial de las protestas en las principales ciudades de esta república centroasiática.

“Lo más importante en nuestro país es la unidad. Cada elección no puede ser un campo de batalla, un motivo para el conflicto, sino una batalla de programas e ideas”, declaró Tokáyev al depositar su voto en un colegio electoral de la capital kazaja, Nur-Sultán.

Según los sondeos a pie de urna, el diplomático de carrera formado en la Unión Soviética habría obtenido en torno al 70% de los votos, muy lejos del 98% logrado en 2015 por el “padre de la nación”, Nursultán Nazarbáyev, quien le cedió el cargo en marzo pasado.

A sus 66 años de edad, Tokáyev será el encargado de dirigir la transición política en el mayor país de Asia Central, aunque ningún analista espera que los cambios sean bruscos, ya que la estabilidad es un dogma irrebatible.

Nazarbáyev defendió hoy su decisión de traspasar el poder a una “nueva generación”, respetando el espíritu y la letra de la Constitución, pero el hecho de que su hija, Dariga, esté al frente del Senado despierta suspicacias.

Sin lugar a dudas, Tokáyev era también el candidato preferido por las grandes potencias y por los inversores -occidentales, chinos o rusos-, que respaldan una transición ordenada y sin cataclismos.

No obstante, los deseos de cambio son cada vez más grandes entre los kazajos, donde cunde el hartazgo por la falta de alternancia política, la corrupción, la impunidad de los oligarcas y la caída del nivel de vida por la reducción de los ingresos por las exportaciones de hidrocarburos.

Una muestra de las ganas de cambio es el hecho de que en segundo lugar de los sondeos a pie de urna figuró el popular periodista Amirzhan Kosánov, quien lograría un resultado histórico para la oposición democrática, con una horquilla que oscilaría entre el 15.39% y el 14.96% de los sufragios.

Kosánov, el primer opositor en optar a la presidencia en 14 años, logró dicho resultado pese a que la mayoría de formaciones opositoras llamaron al boicot electoral.

Además de hacer historia al ser la primera mujer en optar a la presidencia, Daniyá Yespáyeva, también sería la tercera candidata en discordia con entre el 5.32% y el 4.78%.

“Yo creo en la reforma y, de hecho, ya ha comenzado”, dijo en respuesta a una pregunta de la agencia española Efe.

Pese a que las autoridades pusieron en marcha un fuerte dispositivo policial, no pudieron evitar que cientos de personas salieran a la calle a protestar en la capital, Nur-Sultán, y en la segunda ciudad del país, Alma-Atá.

La Policía no se anduvo con miramientos y, según el Ministerio del Interior, detuvo a cerca de medio millar de personas, entre los que figuraban algún periodista extranjero, según se pudo ver en las redes sociales.

“¡Shal, ket!” (“¡Viejo, vete!”), gritaban los manifestantes que se congregaron frente del Palacio de la Juventud, en el casco viejo de la capital kazaja.

Se referían a Nazarbáyev, de 79 años de edad, quien dejó la presidencia, pero sigue siendo el líder en el sombra al frente del influyente Consejo de Seguridad.

Los efectivos antidisturbios equipados con escudos y porras no dudaron en llevar en volandas a los manifestantes, en su gran mayoría jóvenes, a los autobuses y furgones policiales que estaban aparcados en la plaza, y en detener a todo el que grabara los incidentes con teléfonos móviles.

“¡Verdugos kazajos!”, gritaba uno de los presentes en la plaza, mientras una anciana con un pañuelo en la cabeza se desgañitaba frente a las columnas policiales: “¡Alá Tojtandar!” (“¡Por Alá, detengánse!”).

El banquero Mujtar Abliázov, quien se encuentra exiliado en Francia y es reclamado por la Justicia, llamó en los últimos días a los kazajos a salir a la calle para protestar.

El principal grito de guerra de los manifestantes era “¡Vergüenza!” y “¡Boicot!”, ya que consideran que las elecciones se celebraron sin alternativa real y la victoria del sucesor de Nazarbáyev estaba cantada.

Interior informó de que el organizador de las protestas es una organización extremista y proscrita conocida como Elección Democrática de Kazajistán (DVK, siglas en kazajo), que está encabezada por Abliázov.

Antes del estallido de las protestas, Tokáyev recomendó a las fuerzas de seguridad que fueran tolerantes con los disidentes, pero advirtió también de que el Gobierno “no cerraría los ojos” ante las graves violaciones de la ley.

Según la Comisión Electoral, un 77.4% de los casi 12 millones de kazajos que fueron llamados a las urnas ejercieron su derecho al sufragio en unos 10 mil colegios, donde había música en vivo.

Con información de EFE
LHE

CARGANDO...