Ver ahora

Terroristas de Cataluña podrían haber fabricado hasta 150 kilos de explosivos

Agentes del GEI de los Mossos d'Esquadra, durante el registro a una vivienda en Barcelona. (EFE)

Los terroristas responsables de los atentados cometidos en la región española de Cataluña la semana pasada podrían haber fabricado entre 100 y 150 kilos de explosivo TATP con los 500 litros de acetona que habían comprado, explicaron varios expertos consultados por la agencia de noticias Efe.

Sin embargo, al tratarse de un material altamente sensible, se suele elaborar en pequeñas cantidades, según precisaron.

Tres miembros de la célula yihadista estaban manipulando ese tipo de explosivo, supuestamente, cuando estalló, el miércoles pasado, en la casa donde lo preparaban, con el resultado de dos muertos y un herido, que fue detenido y está en prisión de forma provisional.

Fuentes militares y policiales explicaron que se necesitan tres elementos relativamente accesibles: un ácido fuerte como el sulfúrico, peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) y acetona.

A la vista de la cantidad de acetona que habían adquirido a principios de enero, como consta en un comprobante hallado en la vivienda, se podrían haber fabricado entre 100 y 150 kilos de explosivo.

Es una cantidad muy grande si se compara, por ejemplo, con un proyectil de artillería de 155 milímetros, que tiene 35 kilos de carga en el interior.

Sin embargo, otras fuentes aclararon que, al ser un explosivo tan altamente sensible, no suele prepararse en tanta cantidad, sino en dosis más pequeñas.

“Fabricarlo es fácil, vas a una droguería y compras lo que hace falta”, resumen las fuentes, aunque la elaboración es luego mucho más complicada, ya que se trata de un explosivo altamente inestable y muy sensible al calor o a las fricciones.

Por tanto, tiene que estar a una temperatura baja y muy estable durante el proceso de manipulación. De lo contrario estalla, como ocurrió en esa casa, ubicada en Alcanar (provincia de Tarragona), que quedó destruida.

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) suele usarlo para atentar en Europa y publica manuales en internet sobre cómo hacerlo

Conocido como “la madre de Satán”, puede ser en polvo seco, de mayor potencia y más inestable, o en gel.

Los yihadistas de Cataluña se disponían a usar el seco, según el testimonio del sospechoso que resultó herido, para atentar contra monumentos de Barcelona como la basílica de la Sagrada Familia.

RAMG