Sin ayuda humanitaria, residentes de Guta Oriental siguen atrapados en Siria

Sin ayuda humanitaria, residentes de Guta Oriental siguen atrapados en Siria. (EFE)

Sin tregua y sin ayuda humanitaria, los residentes de Guta Oriental están atrapados en una de las batallas más crueles del conflicto en Siria.

La ONU y otras organizaciones tenían que distribuir ayuda humanitaria, sin embargo, el convoy tuvo que ser suspendido debido a los bombardeos del régimen de Bashar al-Assad.

Sitiado desde mayo de 2013 este enclave rebelde a las puertas de Damasco sufre el que es ya el asedio más prolongado de este conflicto y sus habitantes enfrentan incluso condiciones peores a las que se vivieron en Alepo.

Jan Egeland, director del Consejo Noruego para los Refugiados, dijo: “Estoy muy preocupado de que se repitan muchas de las cosas malas que vimos en los días finales de la batalla de Alepo, pero en cierta medida, esto es peor”.

La organización Médicos Sin Fronteras informó que desde el 18 de febrero cuando el régimen intensificó su ofensiva sobre Guta Oriental, más de mil personas han muerto y cuatro mil 800 han resultado heridas, lo que supone una media de 71 muertos y 344 heridos cada día, entre las víctimas hay al menos 188 niños y 116 mujeres.

Por su parte, Unicef que denunció que durante los primeros dos meses de 2018 al menos mil menores de edad murieron a consecuencia del conflicto, calificó la situación en Guta como un infierno para los niños.

Henrieta Fore, directora de Unicef, señaló: “Es un infierno en la Tierra para los niños. Los bombardeos son casi incesantes y la cantidad de violencia significa que un niño ve la violencia, ve la muerte, ve la mutilación, y ahora hay falta de agua, falta de comida, de modo que van llegando las enfermedades”.

Además de los ataques aéreos, el Ejército sirio y sus aliados comenzaron una ofensiva terrestre que les ha permitido controlar ya el 50 por ciento de este territorio en el que se estima que hay entre cuatro mil y 10 mil rebeldes a los que Moscú y Damasco acusan de utilizar a los civiles como escudos humanos.

El grupo Ejército del Islam, respaldado por Arabia Saudita, la milicia Faylaq al Rahman, vinculada a los hermanos musulmanes, el Frente al Nusra, que es la rama siria de Al Qaeda y Ahrar al Sham son los grupos que combaten contra el régimen en Guta Oriental.

“En Guta Oriental es particularmente difícil porque no tenemos acceso, no tenemos acceso suficiente y, por consiguiente, no hay gente suficiente en el terreno para ayudar”, detalló Henrieta Fore, directora de Unicef.

Después de recuperar Alepo en 2016 y liberar Raqa en 2017, la reconquista de Guta Oriental será uno de los mayores triunfos de Bashar al-Assad en ese conflicto que está por cumplir siete años.

Con información de Emmanuel Rosales

LSH