Ser maestro de educación física en tiempos de coronavirus en México

Josué García Toledo ha tenido que adaptar sus clases de educación física para impartirlas en línea

Bailar es uno de los nuevos ejercicios de la clase de educación física.  Modificar y adaptar rutinas para que los alumnos se ejerciten desde casa fue todo un reto, señala Josué García Toledo. Con 16 años como profesor de educación física dice que el nuevo método de enseñanza lo tomó desprevenido.

Te recomendamos: SEP abre segunda convocatoria para Prepa en Línea

“Ha sido todo un reto. Todo un reto porque tengo que pensar no nada más en cómo darla o en dónde darla sino pensar en los espacios de los chicos, la primera clase le dije a los chicos busquen un espacio no mayor de 2×2 y ahí vamos a estar trabajando. Ha sido bien complejo porque mis hijos me están ayudando, mientras yo doy mi clase uno de ellos está, como mi materia es de movimiento, uno de ellos está ayudándome con la cámara ya sea de la computadora o del teléfono, en moverme, en seguirme”, señala Josué García Toledo, profesor de educación física.

Josué inicia su jornada laboral como profesor a las 8 de la mañana y termina a las doce. Para sus alumnos más pequeños ha creado dinámicas como usar máscaras de animales.

“Fíjense bien les voy a traer a mi amigo que me encontré en la selva. Una vaca, me llamo la vaca Lola. Vamos a bailar en la selva me encontré”.

Josué se siente extraño de pasar un “Día del maestro” lejos de la escuela, de sus alumnos, de tener un festejo virtual. Dice que es algo que jamás imaginó.

“Lo trato de manejar de la mejor manera. La verdad si estaba muy nervioso, no conocía la aplicación, no sabía de qué manera lo iban a tomar los chicos. Un poquito nervioso que íbamos a permitirle a los alumnos entrar a nuestras casas, nosotros entrar a su intimidad, conocer sus casas. Estar frente a la pantalla pues si implicó un reto muy importante para mí”.

El uso de la tecnología es un reto

Y es que el reto no era solo invadir esa privacidad ni adaptar la clase de educación física en un espacio pequeño también era el uso de la tecnología.

“Yo el teléfono lo ocupaba para dos cosas, para chatear y hacer llamadas por teléfono. Entonces entrarla a la tecnología, a las aplicaciones sí fue un reto, no nada más para mí sino para el resto de la familia y creo que para los demás profesores que estamos en esto fue todo un reto”, dice.

Dar clases de manera virtual no es lo único nuevo que está viviendo, también el estar en casa.

Como profesor de kinder, primaria y secundaria pasaba todo el día fuera de su vivienda. No sabía de quehaceres domésticos, hoy en el confinamiento es profesor, padre y esposo.

“De pronto me pongo a hacer el agua fresca, picar la verdura, lavar algunos trastes. Tengo 20 minutos entre clase y clase, y ahí corro y preparó el agua fresca, la meto al refrigerador regreso y preparo la música de mi siguiente clase y así estoy alternando toda la mañana, de 8 de la mañana a doce del día así alterno mis labores de profesor padre de familia y amo de casa”.

Josué García admite que extraña la escuela y sueña con volver a la cancha donde no solo imparte su clase de educación física sino también juega, convive y apoya a sus alumnos.

Pero mientras ese día llega, seguirá creando nuevos ejercicios y rutinas para sus próximas clases.

Con información de Luis Pavón, Despierta/Noticieros Televisa

AAE