Sedena investiga a más de 20 militares por presunta ejecución en Nuevo Laredo, Tamaulipas

Se investiga si un soldado remató a un civil herido luego de un enfrentamiento entre delincuentes y militares
Luis Cresencio Sandoval dijo que son entre 22 y 24 elementos los que están involucrados. (https://lopezobrador.org.mx/)

Luis Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional, informó este miércoles que la Fiscalía General de Justicia Militar inició una investigación sobre el presunto abuso de miembros del Ejército mexicano contra 12 civiles en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Te recomendamos: Investigan posible uso de la fuerza de militares contra un civil tras enfrentamiento en Nuevo Laredo

Durante la conferencia de conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, desde Torreón, Coahuila, el titular de la Sedena señaló que luego de la difusión del video donde se aprecia a un soldado que presuntamente remató a un civil herido tras el enfrentamiento con el Ejército en Tamaulipas, la fiscalía envió a personal de la Policía Ministerial Militar a continuar con las investigaciones, que estarán centradas en lo que se observa en el video.

“La fiscalía nos hará del conocimiento cuáles fueron los resultados de las investigaciones y si en algún momento tiene que derivarlo hacia la parte civil, hacia la Fiscalía General de la República, la Fiscalía General de Justicia Militar lo hará a través de los conductos para derivarlo y que siga la investigación”, dijo.

Explicó que al estar involucrado un civil dentro de la actividad militar no lo juzga la jurisdicción militar sino la parte federal.

Luis Cresencio Sandoval dijo que son entre 22 y 24 elementos los que están involucrados en esa agresión que se tuvo por parte de la delincuencia.

“Ellos fueron los que respondieron y en esos casos normalmente la fiscalía, la investigación la hace completa, a todo el personal que esté involucrado para poder identificar cuál fue la situación y si se tuvieron excesos con lo que resulte de la investigación que ellos hacen”, dijo.

El periódico El Universal publicó el pasado lunes que en la madrugada del 3 de julio soldados dispararon centenares de veces contra una camioneta en la que presuntamente iban miembros del crimen organizado en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

En el video del operativo, en el que fallecieron doce personas, incluidas tres secuestrados por los criminales, se escuchan soldados diciendo que un hombre “está vivo”, mientras otro militar ordena “mátalo a la verga”.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) exigió este martes indagar el “uso de la fuerza letal” del Ejército mexicano en este suceso.

“Las imágenes sobre el uso de la fuerza letal son preocupantes y reflejan conductas que pueden constituir uso excesivo de la fuerza letal y otras violaciones de derechos humanos”, expresó en un comunicado.

El mismo día que se conocieron los hechos, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, informó que ordenó abrir una investigación porque su Gobierno no va a “permitir estas prácticas”.

“Se denunció en el periódico El Universal de un posible delito cometido por un miembro del Ejército al rematar a un herido. Hubo un enfrentamiento y se ordenó que lo remataran”, expresó.

Los enfrentamientos entre estas organizaciones y entre cárteles y militares ha generado una espiral de violencia en la última década en México, que en 2019 rompió su récord con más de 34.000 homicidios.

El papel del Ejército en tareas de seguridad pública ha sido criticado en México por organizaciones defensoras de los derechos humanos desde que el presidente Felipe Calderón (2006-2012) inició la guerra militar contra el narcotráfico, que siguió con Enrique Peña Nieto (2012-2018).

López Obrador formalizó el papel de los militares en la calle y creó la Guardia Nacional, un cuerpo de seguridad que legalmente tiene un carácter civil pero está formado por soldados y policías.

Con información de Presidencia de México y EFE

AAE