Sarkozy denuncia calumnias de cercanos a Gadafi tras imputación por financiamiento irregular

El exmandatario francés atribuye a esa 'campaña' en su contra, sus derrotas políticas. Foto: Getty Images/archivo)

El expresidente de Francia, Nicolás Sarkozy, denunció una campaña de calumnias y manipulación por parte de la “banda” del derrocado líder libio, Muamar Gadafi, detrás de las acusaciones que condujeron a su inculpación por financiación irregular de la campaña de 2007 que lo llevó al Elíseo.

En una declaración leída este miércoles a los jueces instructores antes de que éstos decidieran su imputación, publicada por “Le Figaro” en su página internet, Sarkozy se quejó de que se le acuse “sin ninguna prueba material” a partir de declaraciones de Gadafi y de personas de su círculo movidos por una voluntad de revancha.

Sobre todo, insistió en que “vive el infierno de esta calumnia” desde que comenzaron esas alegaciones en marzo de 2011, precisamente cuando una coalición internacional promovida por él mismo como presidente de Francia, lanzó una intervención militar contra el régimen de Gadafi.

Y eso pese a que, a su parecer no hay “ningún elemento tangible” en las alegaciones de la familia Gadafi y de su “clan” que “aporte el menor crédito a sus palabras”.

Sarkozy, quien fue inculpado por haber recibido dinero del régimen del derrocado líder libio, pidió a los jueces que se hicieran cargo de “la profundidad, la gravedad, la violencia y la injusticia” que se le haría con esa decisión.

El exmandatario francés también hizo notar que ya ha “pagado mucho” por este asunto, debido a que, según su análisis, fueron esas acusaciones las que motivaron su derrota, por 1.5 puntos porcentuales de diferencia, en la segunda vuelta de las presidenciales de 2012, frente al socialista François Hollande.

También atribuye a esa “campaña” el hecho de que, en noviembre de 2016, tampoco ganó las primarias de la derecha, en las que finalmente se alzó con la victoria François Fillon.

Sus ataques se dirigieron en particular contra el comerciante de armas e intermediario, Ziad Takieddine, uno de los cuatro imputados en este caso, quien precisamente desde noviembre de 2016 se ha autoinculpado de haber transportado, entre Trípoli y París, cinco millones de euros en efectivo, puestos por el régimen de Gadafi, y que afirma haber entregado directamente a Sarkozy y a su mano derecha el exministro, Claude Géant, entre fines de 2006 y comienzos de 2007.

Sarkozy insistió en que Takieddine “miente” y en que este empresario, que forma parte de la “banda” de Gadafi, no ha aportado pruebas de las reuniones que dice haber mantenido con él entre 2005 y 2011, porque no existieron.

En su alegato ante los instructores, el exjefe de Estado de Francia señaló el ánimo de revancha que, a su juicio, hay tras esas alegaciones en su contra.

Yo fui el jefe de la coalición que destruyó el sistema Gadafi y he pagado un fuerte tributo por esta campaña raramente igualada de barro, de calumnias y de insensateces”, aseguró el expresidente.

Sarkozy acumula imputaciones en tres casos diferentes y sabe que por uno de ellos -irregularidades en los fondos de su campaña de 2012- se tendrá que sentar en el banquillo.

Con información de EFE

LHE