Depósitos clandestinos de sargazo en Quintana Roo provocarán daños, advierten especialistas

Foto:Brigadistas se encargan de recolectar el sargazo que llega a las costas de Quintana Roo, 18 mayo 2019

Brigadistas se encargan de recolectar el sargazo que llega a las costas de Quintana Roo. (@GobQuintanaRoo)

En tierra, brigadistas como Jesús se encargan de recolectar el sargazo que llega a las costas de Quintana Roo.

Lo suben a camiones con rastrillo y sin maquinaria.

Usa el sargazo para construir casas y las regala a personas sin hogar

Jesús Alberto, brigadista de Zona Federal Marítimo Terrestre, comentó: “Entre 5 toneladas a 6 toneladas al día sacamos, como entre 4 a 5 camionetas llenas al tope”.

Otros utilizan tractores recolectores o estas carretillas en donde el esfuerzo es mayor.

Oziel recorre 200 metros para depositar su sargazo lejos del mar.

Oziel, brigadista del Ayuntamiento de Tulum, explicó: “Cada 7 minutos una carretillada, en promedio son 8 horas”.

En Puerto Morelos, el sargazo que llega a la costa es enviado a estas bandas transportadoras que envían el alga a estos camiones.

Al llenarse los camiones, el sargazo se lleva a un depósito especial de 6 hectáreas al que se le colocan geo-membranas, autorizadas por autoridades federales y estatales.

Barreras, costosa alternativa para contener el sargazo en costas de Quintana Roo

Luís Enrique Cardeña, coordinador de recolectores de sargazo en Puerto Morelos, contó: “Hay que ponerle la geo-membrana en donde va a ser la pila de lixiviados para evitar la contaminación a los mantos acuíferos. Si nosotros dejamos y amontonamos se pudre y tenemos filtración, si nosotros lo regamos se va a secar de manera natural”.

Pero no todo es así, este sargazo lo acumulan en playas de Cancún, este otro fue encontrado tirado de manera clandestina en manglares de Tulum, otros lo entierran como en Mahahual o este camión que tiró sargazo a la orilla de la carretera y que fue sancionado.

En cualquiera de los casos propicia una severa contaminación ambiental.

Brigitta Ine van Tussenbroek, investigadora de la Unidad Académica de la Unidad de Sistemas Arrecifales de la UNAM, explicó: “Se está depositando en dunas, a lo largo de las carreteras, en las selvas, en los manglares. Estos sistemas no están acostumbrados a recibir esta cantidad de materia orgánica, esta cantidad de nutrientes contienen metales pesados”.

Alfredo Arellano, secretario de Ecología de Quintana Roo, indicó: “No es recomendable enterrarlo en la arena o en la playa. Estaremos cambiando la composición química y favoreciendo mucha materia orgánica, se perdería calidad en la playa”.

En cuatro meses se han recolectado más de 60 mil metros cúbicos de sargazo y aún quedan miles de toneladas que aún no arriban y que flotan en el Océano Atlántico.

Con información de Alejandro Sánchez.
RAMG

CARGANDO...