Santi, a sus 9 años venció al COVID-19 y ahora necesita un trasplante de médula ósea

Para sus médicos, también fue un reto. Debían elegir el mejor tratamiento y dosis para aliviar los síntomas del COVID, y al mismo tiempo no complicar más su enfermedad

En México se han confirmado 4 mil 57 casos de COVID-19 en menores de 12 años. Santi, de 9 años de edad, estuvo 11 días intubado en un hospital de Tlaxcala y superó la enfermedad, sin embargo necesita un trasplante de médula ósea.

Te recomendamos: En Mexico han muerto 109 niños por Covid 19

Entre aplausos y porras, Santi fue dado de alta del Hospital Infantil de Tlaxcala. Superó al COVID-19, y lo hizo en medio de graves complicaciones de salud.

“Nos decían: la mortalidad es del 95%, estaba muy grave y con muy pocas posibilidades de vida, nos daban el 5%, pero él ya estaba bajo un respirador”, narró Diana Larrañaga, mamá de Santi.

A sus 9 años, Santi ha ganado varias batallas.

Tumores en ambos riñones, metástasis en hígado, cirugías, radiaciones, quimioterapias. La más reciente es un problema en la sangre llamado pancitopenia, el cual, lo condiciona a leucemia, le baja las defensas y lo pone en mayor riesgo de complicación por COVID.

“Me daba fiebre, no tenía fuerza ni para sentarme y era casi casi como si no tuviera huesos. También me acuerdo de que tenía un tubo metido en la boca, casi no podía dormir, tenía que buscar bien cómo acomodarme y esa noche me lo quitaron, pero no podía hablar, tenía que hacer señas y casi nadie me entendía”, explicó Santiago.

En la zona adaptada dentro de terapia intensiva, Santi permaneció 13 días, 11 de ellos intubado y aislado, pero no alejado de sus padres quienes, a través de videollamadas, le daban ánimo para que saliera adelante.

“En la desesperación de saber que Santi estaba muy grave y que no podíamos a lo mejor volverlo a ver, decidimos hacer estos carteles para él, donde le transmitimos todo lo que queríamos: que lo esperábamos, que le echara ganas, que sus papás estaban ahí esperándolo del otro lado, que le tenía que seguir echando ganas para poder estar juntos otra vez, eso fue lo que a él lo alentó”, agregó Diana Larrañaga, mamá de Santi.

Santi, a sus 9 años venció al COVID-19 y ahora necesita un trasplante de médula ósea. FOTO Noticieros Televisa

Para sus médicos, también fue un reto. Debían elegir el mejor tratamiento y dosis para aliviar los síntomas del COVID, y al mismo tiempo no complicar más su enfermedad, para la cual, requiere un trasplante de médula ósea.

“Queríamos que continuara con su plan de trasplante que al final de cuentas eso era lo que se le iba a complicar más adelante. Realmente me siento muy contenta de que uno de nuestros pacientes más graves de la terapia intensiva salió, de que está muy bien, y que realmente es un niño que todo el mundo adora aquí en el hospital, todo mundo lo conoce y que se pudo ir a casa”, comentó Yashira Castellano, intensivista pediatra del Hospital Infantil de Tlaxcala.

Santi se recuperó de COVID-19, pero le falta una batalla que está seguro ganará con la ayuda de todos.

“Ya hay un donador compatible genéticamente a nivel internacional, él necesita el apoyo porque el trasplante vale 40 mil dólares. Santi aquí está, seguimos luchando por él, vamos por otra batalla, estoy orgullosísima de Santi, soy la mamá más orgullosa de él. Nos dio la lección de vivir, es un ángel de luz que tiene muchas razones para seguir adelante”, señaló  Diana Larrañaga, mamá de Santi.

“A las enfermeras y a los enfermeros que se quedaron conmigo, les quiero agradecer por cuidarme, porque nunca me dejaron, y a mis papás porque siempre están conmigo. Que los papás no descuiden a sus hijos, que de vez en cuando les den un postre -no siempre- porque es lo que mi papá hace conmigo, y aparte que siempre coman verduras, que se laven las manos y se echen gel. Que me apoyen para mi trasplante de médula”, concluyó Santiago

Con información de Farah Reachi

KAH