‘Salvator Mundi’, de Da Vinci, a punto de ser subastada en NY

Decenas de personas hacen fila para ver a 'Salvator Mundi' en Nueva York, antes de ser subastado. (Reuters)

Los ojos del mercado del arte están puestos en la única pintura en manos privadas del genio renacentista Leonardo Da Vinci. Se trata de “Salvator Mundi”, un óleo de Jesucristo pintado alrededor del año 1500 que se remata esta semana en Nueva York con un precio de salida de 100 millones de dólares.

“La pura emoción de tener un Leonardo da Vinci en el edificio y a la vista es mucha cosa. Alguien me abordó ayer y preguntó: ‘¿Dónde está el Leonardo?’ Es una pregunta que nunca me habían hecho en mi tiempo de trabajar en Christie’s y yo con gusto llevé a la persona a verlo”, explicó Conor Jordan, director del Departamento de Arte Moderno e Impresionista de Christie’s Nueva York.

El precio será observado de cerca y servirá de termómetro para determinar el valor real de una obra por la que su actual propietario, Dimitry Rybolovlev, un oligarca ruso y jefe del club de futbol AS Mónaco, pagó 127.5 millones de dólares al comerciante suizo Yves Bouvier, luego de que éste la comprara en subasta por 80 millones de dólares en mayo 2013.

Durante mucho tiempo se creyó que la obra había sido una copia pero en 2005 fue certificada auténtica. Todas las demás pinturas conocidas de Da Vinci se conservan en colecciones de museos o instituciones.

“No solo acrecienta la emoción pública en torno a la venta y atrae quizás a más gente de la que normalmente entraría por nuestras puertas, sino que además motiva toda suerte de grandes conversaciones sobre el arte y le aporta una gran riqueza, me parece, a la temporada de ventas”, añadió Conor Jordan, director del Departamento de Arte Moderno e Impresionista de Christie’s Nueva York.

Las pinturas de da Vinci son unas veinte y rara vez se exhiben al público. Por eso es que las colas para conocer en persona a “Salvator Mundi” le dan la vuelta a la manzana de la casa de subastas desde tempranas horas, a pesar del frio y la hora espera.

“No tengo mucho interés en el arte, para nada, pero esto es icónico y por eso aquí estoy. Quiero ver algo que fue tocado hace cientos de años por un genio”, dice Nancy Smith, visitante.

Para Adriana García “quizá nunca volvamos a tener otra oportunidad, pues se va a subastar y seguramente pasará a manos privadas y así no tendremos oportunidad de verla, así que para mí vale la pena”.

“Tiene algo en la vista, en los ojos, en el diseño de la manera que está que es como una mirada, una mirada penetrante (¿Te emociona?) Sí claro, si no, no estaría aquí de nuevo”, subrayó Gilberto Ruiz, otro visitante.

La pintura se exhibe al público hasta el miércoles al mediodía y las colas afuera de la casa de subastas continuarán creciendo, ya que el público quiere ver en persona y conectar a través de la obra con el genio y la belleza de la obra de Leonardo Da Vinci.

Con información de Marisa Céspedes

AAE