Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Sacerdotes en Yucatán rezan por el inicio de Día de Muertos

En Yucatán hay poco más de 100 sacerdotes mayas que realizan ceremonias para honrar a los difuntos. (Noticieros Televisa)

Los 13 cielos del Xcan o cielo maya se abrieron en Yucatán y las ánimas de los antepasados mayas iniciaron su travesía al mundo de los vivos.

Entre incienso, rezos, velas, comida y música tradicional, iniciaron los rezos de los X’men o sacerdotes mayas en cementerios y cenotes.

Una mezcla de oraciones para rendirles honores a los dioses de piedra mayas y a los que forman parte de la religión católica.

En 1562, fray Diego de Landa realizó en Yucatán el célebre auto de fe, la imposición de la religión católica a los indígenas mayas y destruyó más de 5 mil ídolos y quemó códices para frenar la idolatría del pueblo indígena.

Ese proceso de evangelización no fue total, indígenas mayas continuaron venerando a sus dioses hasta nuestros días y uno de los principales ritos y ceremonias son los rezos a los muertos.

En Yucatán hay poco más de 100 sacerdotes mayas que realizan ceremonias para honrar a los difuntos.

“Hay un mundo terrenal, ellos vienen a pasear, vienen a visitar los que están vivos, vienen a convivir con ellos y a comer lo que se les ofrece”, refirió el sacerdote maya Pablo Oxté.

Los rezos y cánticos son en lengua maya y en español y guían a las ánimas entre las calles, en los altares hay comida y bebidas a base de maíz, el principal alimento de la civilización maya.

“Recuerda nuestra tradición, nuestra jarana, nuestro baile, nuestra canción también y recordar a quienes se nos adelantaron en el camino”, destacó José Luís Martínez de la Comisión de Cultura del Ayuntamiento de Mérida.

“La importancia de mantener el patrimonio cultural intangible y tangible a través del recuerdo de nuestros fieles difuntos”, afirmó Roger Metri, secretario de Cultura en Yucatán.

Historia, el mito, el arte y la religión del pueblo maya se funden en un sólo mundo habitado por vivos y muertos.

 

Con información de Alejandro Sánchez

KAH