ARTE Y CULTURA

Rotulistas, los más afectados tras decisión de la alcaldía Cuauhtémoc de borrar su trabajo

Los rótulos son obras de arte que forman parte del paisaje urbano de la Ciudad de México, principalmente con fines comerciales.

  • Son pocos los rotulistas que quedan en México y es difícil encontrarlos ya que han sido sustituidos por la tecnología.

A inicios de este año la alcaldía Cuauhtémoc decidió borrar todos los rótulos de los puestos callejeros, sobre todo de alimentos, como condición para que siguieran operando; el grupo más afectado tras esta decisión es el de los rotulistas.

Juan José, de 62 años, lleva 37 haciendo rótulos, aprendió de forma empírica. 

Jesús, de 32 años, lleva 11 trabajando en los rótulos y se considera de la nueva escuela, ya que estudió diseño gráfico.

“El primer rótulo que hice yo fue del grupo KISS en una lámina, se ve en esto el que sabe su trabajo es desde abajo, desde cómo agarrar una cubeta, como fondear”, apuntó Juan José, rotulista.

“Al principio siempre me gustó, las letras, pintaba grafiti y me llamó la atención algo más sano y para que me diera algo de dinero, no cualquiera lo hace, yo me considero un artista, sí”, comentó Jesús Elías Velázquez, rotulaste.

Los rótulos son obras de arte que forman parte del paisaje urbano de la Ciudad de México, principalmente con fines comerciales. Lo mismo nos invitan a entrar a un lugar o hacen que se nos antoje una suculenta torta gigante. 

“Cuando usted termina y ve cómo le cambia la fisonomía a un local, a un negocio o a una lámina a un lienzo, queda usted bien satisfecho”, señaló Juan José, rotulista.

Hay otros mas elaborados como estos que rememoran clásicos del cine.

Un habitante comparte lo que piensa sobre la situación de los rotulistas.

“Deberían de continuar, claro de que hay que evolucionar, pero no hay que olvidar el principio de las cosas”.

Son pocos los rotulistas que quedan en México y es difícil encontrarlos ya que han sido sustituidos por la tecnología. 

 “Vino la máquina de impresión y se acabó ya lo artesanal, nos ha dado en la torre y si quieren artesanos, nos quieren pagar 10 o 20 pesos”, comentó Juan José González, rotulista.

 “Ahorita está evolucionando más con lo de la impresión digital y ya no tenemos auge en este negocio”, dijo Jesús Elías Velázquez, rotulista.

Pese a las dificultades, dos generaciones de rotulistas que se niegan a colgar los pinceles.

¿Ha pensado en retirarse, en cerrar la caja?

“Sí, pero hasta quiero llorar porque, que voy a hacer, por eso vendo eso para subsistir. Pero prefiero mis rótulos”, indicó Juan José González, rotulista.

“Hay veces que en esto se gana muy bien, pero así como se gana muy bien hay veces que no hay trabajo entonces sí he pensado en dedicarme a otra cosa. ¿Aunque se acabe la tradición?. Aunque se acabe, siempre voy a ser fiel al rótulo”, comentó Jesús Elías Velázquez, rotulista.

Con información de Santos Briz.

LLH