Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Reporteros de CNN son detenidos mientras cubrían las protestas en Minneapolis

La Policía de Minneapolis detuvo temporalmente a un equipo de reporteros de la cadena CNN

La Policía de Minneapolis detuvo temporalmente a un equipo de reporteros de la cadena CNN mientras cubrían en directo las protestas en la ciudad de Minneapolis tras la muerte del ciudadano de raza negra George Floyd durante una detención policial.

Te recomendamos: Más de 30 arrestos en Nueva York durante protesta por muerte de George Floyd

El incidente ocurrió en torno a las 05.10 de la mañana, hora local, cuando el enviado especial Omar Jimenez cubría la detención de un manifestante por la Policía estatal de Minnesota. En ese momento, agentes uniformados se han aproximaron al reportero, que fue detenido junto a su equipo sin oponer resistencia.

Todos ellos fueron puestos en libertad a las pocas horas, según confirmó la propia cadena en su cuenta de Twitter, después de que el gobernador del estado, Tim Walz, ofreciera sus disculpas al presidente de CNN Worldwide, Jeff Zucker.

“Ha sido totalmente inaceptable”, declaró el gobernador.

La Policía afirma que todos fueron detenidos tras ignorar la orden de desplazarse del lugar, aunque durante la información en directo se puede escuchar a Jimenez asegurando a los policías que se colocarán en el lugar que se les diga.

Los detenidos estaban claramente identificados como reporteros

Junto a Jimenez fueron detenidos el productor Bill Kirkos y el periodista Leonel Mendez, todos ellos claramente identificados como reporteros en el momento de pasar a disposición policial, según la cadena.

En las imágenes se puede ver cómo Jimenez, todavía informando mientras un agente sujeta su brazo, enseña a cámara su placa que le identifica como miembro de la prensa.

Reporteros de CNN son detenidos mientras cubrían las protestas en Minneapolis. En la imagen se aprecian las manifestaciones. (Reuters)

La tercera noche de protestas y saqueos en la ciudad tras la muerte de Floyd dejó al menos un muerto por arma de fuego y multitud de daños materiales mientras el gobernador Walz ha declarado el estado de emergencia. La Policía, por su parte, hizo uso de gases lacrimógenos en un intento por sofocar las marchas, lo que provocó enfrentamientos entre manifestantes y agentes.

La Policía de la ciudad informó que ha evacuado a todo su personal “en interés de su seguridad”, según un comunicado del director de la Oficina de Información Pública del departamento, John Elder, al que accedió CNN.

Con información de Europa Press

AAE