Reino Unido, Estados Unidos y China avanzan en la creación de vacuna contra coronavirus

Otra vacuna con origen chino que está teniendo avances positivos es la desarrollada por la compañía Sinovac Biotech
Reino Unido, Estados Unidos y China avanzan en la creación de vacuna contra coronavirus. FOTO EFE

En Reino Unido, la vacuna de la Universidad de Oxford y la farmacéutica Astra Zeneca logró prometedores resultados al crear una respuesta inmune en más de mil personas tras su primer ensayo en humanos.

Te recomendamos: Ebrard: México va a llegar a tiempo en el esfuerzo por la vacuna contra COVID-19

Esta vacuna está creada a partir de una versión debilitada de un virus del resfriado común de los chimpancés y crea proteínas que sirven como barrera de defensa, ya que genera anticuerpos y linfocitos T, un tipo de glóbulo blanco que destruye las células infectadas con el virus.

Tras darse a conocer estos resultados, la empresa surcoreana SK Bioscience informó que firmó un acuerdo con Astra Zeneca para garantizar el suministro mundial en caso de que resulte efectiva.

También esta semana, la compañía china Cansino Biologics anunció que tuvo resultados positivos en su vacuna, probada en 500 personas, y desarrollada a partir de una versión debilitada de un adenovirus, es decir, un virus que causa enfermedades respiratorias, que transporta material genético de la proteína del SARS-COV 2, al cuerpo humano.

Ambas vacunas crearon una respuesta inmune en las personas a las que se les aplicó, pero aún se necesita hacer pruebas en un número mayor de voluntarios que tengan mayor diversificación étnica y de edad para comprobar su eficacia. Sus efectos secundarios fueron los de cualquier vacuna que hoy conocemos como dolor en la zona del piquete, fiebre y fatiga.

La semana pasada, la compañía de biotecnología Moderna, con sede en Estados Unidos, anunció que su vacuna logró crear anticuerpos en los 45 pacientes a los que se les aplicó durante la fase 1 de pruebas.

Su vacuna usa partes del RNA, que codifica proteínas de la parte externa del virus. Con ello desarrolla copias de la proteína directamente en las células de la persona para generar anticuerpos. A diferencia de otros esfuerzos, no se necesita hacer al virus mismo para hacer una vacuna.

En vez de ello, se usa la información del virus y esta se administra directamente al paciente.

Otra vacuna con origen chino que está teniendo avances positivos es la desarrollada por la compañía Sinovac Biotech.

Fue creada a partir de una versión debilitada del virus, incapaz de infectar a la persona, pero sí de generar anticuerpos. Desde este martes y durante los próximos tres meses se aplicarán en Brasil casi 9 mil dosis a personal médico de un hospital en Sao Paulo.

A nivel global se están desarrollando 150 vacunas para combatir la pandemia de COVID-19, pero aún es muy pronto para determinar cuál será la más efectiva y accesible. Mientras, lo más recomendable sigue siendo el lavado de manos, usar cubrebocas y el distanciamiento social.

Con información de En Punto

KAH