Regalan bicicletas recicladas a personal médico por COVID-19

Iniciativas ciudadanas han permitido acercar la bicicleta a expertos de la salud durante la pandemia registrada en el país.
El uso de la bicicleta se ha potencializado en tiempos de COVID (MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM)

Una iniciativa que recicla, restaura y regala bicicletas al personal de hospitales para que se trasladen de forma segura durante la pandemia de la COVID-19 en México ha colocado hasta ahora poco más de 100 bicis y tienen pendientes de reconstruir otras 200.

Te recomendamos: Muere ciclista tras ser atropellado por vehículo de lujo en Calzada Taxqueña

Diversas organizaciones apuntaron al popular medio de transporte como una opción para que médicos y enfermeras se trasladen a su casa o su trabajo sin sufrir actos de discriminación o agresiones, las cuales fueron recurrentes en este país al inicio de la pandemia.

Y aunque esos actos disminuyeron considerablemente, en la Ciudad de México la bicicleta reapareció como un medio alternativo al transporte público y tanto ciudadanía en general como el personal que trabaja en hospitales o laboratorios públicos y privados han optado por pedalear y usar las dos ruedas para evitar un posible contagio.

“El uso de la bicicleta ha ido en aumento desde hace más de 10 años y por cuestiones inherentes a la pandemia ese uso seguirá en aumento”, dijo a Efe Luis Franco, administrador de Bicitekas en la casa-taller que ocupa la organización en la popular barrio de Escandón.

Para reducir la movilidad en el transporte público, tan solo en el Metro se mueven cinco millones de personas al día, el Gobierno de la Ciudad de México implementó ciclovías emergentes a partir de junio como parte de las acciones hacia la “nueva normalidad”.

Y precisamente un carril para bicis, de unos 20 kilómetros, se diseñó en la Avenida Insurgentes, que corre de sur a norte de la metrópoli y que hasta mediados de mayo era utilizada por unos 20 mil usuarios diariamente.

Sin más recursos que su fuerza de trabajo y sus herramientas, hace tres meses, dos organizaciones invitaron a los ciudadanos, mediante redes sociales, a donar bicicletas en desuso o partes y piezas en buen estado para repararlas, ajustarlas y regalarlas.

Al tiempo que dieron paso a una convocatoria para que los trabajadores sanitarios solicitaran una bicicleta hasta llegar a 300 peticiones.

“Vamos a entregar el número de piezas que nos sea posible”, explicó Franco, quien recordó que trabajan con muy limitados recursos y por eso piden el apoyo de la sociedad para recibir bicicletas o donaciones en dinero para trabajar en los restantes 200 “caballos de acero”.

Recordó que los cinco mecánicos, más que un ajuste lo que ellos llevan a cabo es una restauración y no tienen paga o remuneración por su trabajo, le han entregado en conjunto a esta labor unas 2.500 horas de trabajo para reparar poco más de un centenar de vehículos.

Apenas el pasado domingo entregaron las bicicleta número 103 y el trabajo que resta será arduo.

Con información de EFE

JPG