Presa de la Soledad en Puebla reabre al turismo tras cierre de 6 meses por COVID-19

De los paseos en lancha -que se realizan con las correspondientes medidas sanitarias- dependen 10 familias
Reabre al turismo presa La Soledad en Puebla (Foto: Twitter @herrera_badillo).

Luego de permanecer más de seis meses cerrada por la contingencia sanitaria, se han reanudado los paseos en lanchas en la presa de la Soledad, en el municipio de Tlatlauquitepec, Puebla, donde el principal atractivo es el avistamiento de luciérnagas.

Te recomendamos: Congreso de Puebla reconoce el matrimonio igualitario

Acatando el reglamento de sanidad, los lancheros poco a poco regresan a sus actividades, principal fuente de empleo para decenas de familias.

Rafael Encarnación, lanchero del lugar, informó que empezaron a trabajar, respetando todas las medidas y el protocolo de sanidad que se ha estado llevando a cabo “como lo que es el gel anti bacterial, el uso de cubrebocas, guardando la saña distancia y desinfectando todo lo que es el equipo, el equipo salvavidas”, pues de eso subsisten 10 familias aproximadamente y “otras 10 que son asociadas a este grupo de lancheros”.

“Nos ayudan al reactivar la economía con los compañeros lancheros. Aquí anida la luciérnaga de las partes altas vienen a anidar aquí y la verdad es un espectáculo único en Puebla, porque se ve la luciérnaga en todo lo que son los árboles y es en lancha”,explicó Porfirio Loeza, alcalde de Tlatlauquitepec, Puebla.

Por las medidas de sana distancia solo permite cuatro pasajeros por lancha.

Actualmente hay recorridos durante el día y también por la noche para el avistamiento de las pocas luciérnagas que quedan durante esta temporada del año.

“Sí la temporada que nos pidieron que se clausurara temporalmente el lugar pues lo hicimos, apenas nos acabamos de reingresar a estas actividades, pero la verdad sí ha estado muy bajo, aproximadamente 4 kilómetros de recorrido donde vamos a recorrer un sendero sobre todo a la orilla sin bajarnos de la lancha”, comentó el lanchero Félix Efihenio.

Para poder ingresar a la presa de la Soledad, solo se permiten grupos menores a 10 personas y respetar las medidas sanitarias.

“Es hermoso, porque en la noche la luna, el agua y las luciérnagas, se presta para eso, para tener convivencia sana y pues no se arriesga uno a algún contagio o algo, entonces la verdad sí es muy recomendable”, dijo la turista Faustina Romo.

Este lugar es el único en Puebla y el segundo en el país, después de Tlaxcala, donde se puede practicar el avistamiento de las luciérnagas durante una corta temporada del año.

Con información de Antonio Morán

DMGS