‘Qanon’, grupo radical de extrema derecha, legado de Trump

Algunos de los seguidores radicales de "Qanon" se convirtieron en los más buscados por el FBI

Trump se va, pero queda su legado. Las autoridades estadounidenses temen que el día de mañana, grupos radicales de extrema derecha intenten algo. Uno de estos grupos es “Qanon”.

 Te recomendamos: Trump celebra ser el primer presidente en décadas que no ha comenzado nuevas guerras

En diciembre de 2016, Edgar Welch viajó 5 horas de Carolina del Norte a Washington D.C. para irrumpir, armado, en una pizzeria  llamada Comet Ping Pong, al norte de Washington D.C.

“Como siempre se los he dicho, nosotros tenemos la obligación de cuidar a las personas que no se pueden proteger solas”, decía Welch.

Welch es uno de miles de estadounidenses que creen en una teoría de la conspiración, difundida en redes sociales, la cual asegura, sin ninguna prueba, que un grupo de políticos del partido demócrata opera una red de explotación sexual infantil. Según dicha teoría, el restaurante “Comet Ping Pong” era uno de los centros de operaciones de esta red de pedofilia. El dueño es James Alefantis.

“Teníamos en este restaurante familias comiendo, un domingo en la tarde, Edgar Welch entró por esta puerta con un rifle cargado AR15, enseñando abiertamente y también con un cuchillo y una pistola en la otra mano y caminó por el restaurante”, dijo Alefantis.

Aquella vez, el agresor no encontró ningún indicio de explotación sexual infantil, sólo un negocio con ambiente seguro y familiar. Fue arrestado y sentenciado a cuatro años de prisión. El “pizzagate” como también se le conoce a este caso, marcó la radicalización de grupos de extrema derecha que creen en “Qanon”, la teoría de la conspiración que afirma que Estados Unidos está dirigido por una red de pedófilos relacionados con el partido demócrata y las élites de Hollywood y que Donald Trump lidera una misión secreta para detenerlos.

“Qanon como se dice en inglés, no necesariamente tiene una figura, es anónimo, tampoco tiene una estructura de organización, es prácticamente una cadena de redes”, reiteró Josep Humire, experto en Seguridad de Washington D.C.

‘Qanon’, grupo radical de extrema derecha, legado de Trump. FOTO AP

Aunque el movimiento “Qanon” está basado en noticias falsas, tomó fuerza durante los últimos meses, en particular durante la campaña de Trump y no fue hasta el pasado 6 de enero que se notó su dimensión, tras el asalto de los seguidores de esta teoría asalto al Capitolio.

“En todo grupo extremista hay algo que se llama una evolución militante, deciden que ya no van a tomar las medidas pacíficas para expresar su descontento, tienen que llegar a la violencia, eso pasa con grupos terroristas”, insistió Humire.

Algunos de los seguidores radicales de “Qanon” se convirtieron en los más buscados por el FBI. Sus rostros aparecen en los anuncios electrónicos alrededor de la Casa Blanca y el Capitolio.

“Quieren investigar y encontrar los orígenes, con Qanon estos grupos cibernéticos, mayormente hay 2, 3, 4 cuentas lo que se llaman nodos críticos, que es donde se están difundiendo y diseminando varios mensajes a la vez”, insistió Humire.

Las autoridades estadounidenses temen que este miércoles, los de este movimiento y otros grupos radicales de extrema derecha irrumpan de nueva cuenta en Washington D.C durante la investidura de Joe Biden.

“La única forma de combatir la desinformación es con más información. Si siguen censurando y siguen combatiendo esto con menos transparencia, transparencia es la solución”, concluyó el experto Josep Humire.

 

Con información de Marco Antonio Coronel y Víctor Olvera

KAH