Se cumplen cuatro semanas de protestas contra Netanyahu en Israel

Miles de personas salieron a las calles por decimosegundo sábado consecutivo para pedir la renuncia de Netanyahu; Israel podría aplicar un nuevo confinamiento por el coronavirus

Miles de personas se manifestaron este sábado 12 de septiembre en distintas ciudades de Israel y pidieron, por decimosegundo sábado consecutivo, la renuncia del primer ministro, Benjamín Netanyahu, procesado por corrupción y muy criticado por su gestión de la pandemia.

Te recomendamos: Manifestantes en Bielorrusia inunda Minsk y desafían advertencia del ejército

En puentes, en intersecciones, en Tel Aviv, en Jerusalén, en la residencia oficial de Netanyahu, en su residencia personal, los manifestantes volvieron a hacerse escuchar.

Lo hicieron con bombos y trompetas, con canciones y con cánticos, y ondeando las ya características banderas negras o alzando pancartas con mensajes contra el mandatario.

Tras cuatro meses y a pesar de que Israel registre ya unos 4 mil casos diarios de coronavirus —con una población de nueve millones—, las protestas no han perdido fuerza y siguen convocando semanalmente a varios miles de personas.

Según medios locales, fueron varios miles los que acudieron a las manifestaciones de hoy, tal vez las últimas antes del cierre total por el coronavirus que está previsto se apruebe mañana y entre en vigor la semana próxima.

Además de pedir la renuncia del primer ministro por el juicio en su contra por cohecho, fraude y abuso de confianza en tres casos separados de corrupción, los manifestantes cuestionan la gestión gubernamental de la pandemia, que dicen estuvo y sigue estando condicionada por los intereses políticos de Netanyahu.

A la protesta de hoy se sumaron también varios colectivos de trabajadores para mostrar su rechazo frente a la posibilidad de un nuevo cierre, que dicen sería una “sentencia a muerte” para los trabajadores.

Justamente, el inicio de esta serie de manifestaciones estuvo marcado por el reclamo de miles de trabajadores que se vieron afectados por la pandemia y que exigían mayor apoyo económico del Estado.

Con el tiempo, las protestas fueron captando un público cada vez más heterogéneo, tanto en su edad como en sus reclamos, y en ocasiones estuvieron caracterizadas por incidentes violentos entre los asistentes y la Policía, que dejaron varios heridos, decenas de detenidos y acusaciones de violencia por parte de las fuerzas de seguridad.

Con información de EFE

AOV