Klaus Iohannis es reelegido como presidente de Rumania

El jefe del Estado saliente habría recabado algo más del 63% de los votos
Klaus Iohannis, exprofesor de Física de 60 años, partía como gran favorito y contaba con el apoyo de decenas de miles de rumanos que salieron a las calles desde 2017 para denunciar las reformas de la justicia ideadas por la izquierda. (AP)

El liberal Klaus Iohannis revalidó este domingo como presidente de Rumania por un segundo mandato en las elecciones, una victoria que confirmaría el anclaje proeuropeo del país.

Te recomendamos: Indignación en Rumania por asesinato de adolescente secuestrada

Según los resultados obtenidos a partir del escrutinio del 95% de los colegios electorales, el jefe del Estado saliente habría recabado algo más del 63% de los votos, mientras que los socialdemócratas registraron sus peores resultados desde la caída del régimen comunista, hace treinta años.

Victoria Dancila, la dirigente del Partido Socialdemócrata (PSD) y rival de Iohannis, habría obtenido cerca del 37% de los votos, según esos resultados, que no tienen en cuenta los votos de los rumanos residentes en el extranjero.

Dancilia, de 55 años, dirigió el gobierno durante casi dos años, hasta que fue derrocada en octubre por el Parlamento.

El PSD, un partido de izquierda con tintes euroescépticos que ha dominado la política rumana desde 1990, pagó así su impopularidad creciente vinculada, sobre todo, con sus intentos de debilitar la justicia en la lucha contra la corrupción y a los escándalos que salpicaron a buena parte de sus diputados.

La formación socialdemócrata, heredera del antiguo partido comunista, fue acusada en los últimos años de socavar el Estado de derecho y de apartar a Rumania de la escena europea.

Klaus Iohannis, exprofesor de Física de 60 años, partía como gran favorito y contaba con el apoyo de decenas de miles de rumanos que salieron a las calles desde 2017 para denunciar las reformas de la justicia ideadas por la izquierda.

Hace dos semanas, Dancila recogió menos del 3% de los votos entre los emigrantes en busca de mejores condiciones de vida. (AP)

Una electora de Bucarest, Cristina, de 42 años, trabajadora del sector sanitario, afirmó que esperaba que “prevalezca la democracia, para que los rumanos puedan por fin vivir en paz” y cerrar el capítulo de las reiteradas crisis causadas en los últimos años por los socialdemócratas.

Tras 21 meses caóticos, el gobierno de Dancila fue tumbado en octubre por el parlamento y reemplazado por un gabinete de centro derecha bajo la dirección del Partido Nacional Liberal (PNL), del que proviene Iohannis.

Esta brutal salida de escena debilitó la candidatura de la ex primera ministra en un contexto en el que el PSD, que había dominado la vida política rumana desde 1990, multiplicó los reveses tras su victoria en las legislativas de 2016.

Durante sus casi tres años de convivencia agitada con la izquierda, Iohannis libró una guerra de desgaste para obstaculizar la reforma del sistema judicial llevada a cabo por el PSD.

Según el sociólogo Alin Teodorescu, esta reforma, denunciada por Bruselas como un atentado al Estado de derecho, fue impugnada durante meses por decenas de manifestantes y costó al PSD más de un millón de votos.

En los últimos años, Rumania registró altas tasas de crecimiento económico

Los socialdemócratas incluso perdieron popularidad en sus bastiones. La emigración y el acceso a internet, que han permitido a los rumanos descubrir Europa occidental, modificó sus preferencias electorales en detrimento del PSD, según el antropólogo Vintila Mihailescu.

Hace dos semanas, Dancila recogió menos del 3% de los votos entre los emigrantes en busca de mejores condiciones de vida.

Séptimo país más poblado de la Unión Europea con 19,4 millones de habitantes, Rumania presenta profundas disparidades entre los centros urbanos, cuyo nivel de vida se acerca al europeo, y las zonas rurales, de las más pobres del continente. Uno de cada dos rumanos vive en el campo.

En los últimos años, Rumania registró altas tasas de crecimiento económico (7% en 2017 y 4,1% en 2018), estimulado por un aumento de las pensiones y de los sueldos en el sector público, una medida del PSD. Pero esas medidas generosas generaron inquietud en la UE y en el Fondo Monetario Internacional (FMI), que advirtieron que el déficit podría dispararse.

Con información de AFP

AAS