HISTORIA

Princesa y Peewee, los fieles perritos que viajan con la caravana migrante

En la caravana migrante, no solo los adultos y niños resienten los estragos del Sol y el cansancio. Ellos también viajan con sus mascotas.

  • Princesa y Peewee son dos de los perritos que acompañan a sus dueños migrantes en este viaje.

En la quinta jornada de la caravana migrante, luego de que los adultos tuvieron un día de descanso en Huixtla para recuperarse de las lesiones por la caminata, los niños que se resfriaron por los cambios de temperatura y por el aguacero del lunes, no lograron reponerse.

Te recomendamos: Caravana migrante descansa en Huixtla para atender a niños enfermos

“Las dos andan con mucha tos, mucha gripa y la grande es la que tiene, está con fiebre esta noche”, dijo Greder Miranda, madre de Daysi.

Daysi, hija de una migrante cubana, dijo que tiene seis años y que no se sentía muy bien pues le dolía la cabeza.

Pero no solamente los adultos y los niños resienten los estragos del Sol y el cansancio.

Con ellos también avanzan Princesa y Peewee.

Princesa, una perrita chihuahueña preñada de año y medio, viaja en la caravana con su dueño, Eder Jesús, conocido como el “Pollo”, y Peewee, un macho negro criollo de cuatros años que viaja con la familia Martínez desde Honduras.

Ana Leslye Martínez Paz, migrante Hondureña, dueña de Peewee, dice que el perrito ha caminado con ella todos estos días.

“Sí, sí, ya no aguanta las patitas , ahorita que veníamos, ya venía cómo marchando, lo tuvimos que meter en un maletín para traerlo”, compartió.

Peewee nació hace cuatro años en Tapachula, donde trabajaba una de las hijas de la señora Leslye; después, su hija tuvo que regresar con su familia a Honduras con todo y Peewee.

Ahora Peewee va en caravana hacia el norte.

“Somos 12, 13 con Peewee. El Peewee es mexicano, se lo llevaron de aquí a Honduras y hoy viene para acá y va para Estados Unidos, primeramente Dios”, contó Ana Leslye Martínez, migrante hondureña y dueña del can.

También en la caravana viaja la Princesa.

“Vámonos, vámonos mami; está estirándose porque ya sabe que va en la caravana, vámonos, venite mami”, le dijo Eder Jesús, migrante salvadoreño a su perrita Princesa.

Princesa está embarazada de un chihuahueño mexicano, de Tapachula.

“En este viaje me acompaña mi perra, que es mi Princesa, es como una hija para mí, mi mochila, dos mudas y las ganas de echarle, seguirle echando ganas”, compartió Eder.

Princesa nació en San Salvador y desde hace 13 meses vivía en Tapachula con su dueño, Eder Jesús, en espera de que el Instituto Nacional de Migración regularizara su situación.

“Le ponen citas a uno, que venga tal fecha, uno va a la fecha, ya de ahí cuando unos llega, ya no era tal fecha que le dicen a uno; va uno dos meses, cuatro meses, cinco meses, se llega el día y no le dan nada a uno”, señaló Eder Jesús, migrante salvadoreño.

Este miércoles, la caravana avanzó 18 kilómetros desde Huixtla; al entrar a la plaza principal de Villa Comaltitlán en donde los migrantes pasarán la noche, encontraron el cuerpo de un hombre cubierto sin vida, autoridades municipales aseguraron que no tiene nada que ver con los migrantes.

Este jueves caminarán hacia Escuintla, a 17 kilómetros al noroeste.

Con información de Francisco Santa Anna.

LLH