#BodaReal

Princesa Charlotte acapara reflectores por sacar la lengua como su tío Enrique

Princesa Charlotte acapara reflectores por sacar la lengua como su tío Enrique

La Princesa Charlotte saca la lengua mientras viaja en un automóvil a la ceremonia de boda del Príncipe Enrique y Meghan Markle en la Capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor (AP)

La princesa Charlotte sacó la lengua en la boda real mientras su hermano Jorge se escondió detrás de las piernas de su madre, imágenes que acapararon los reflectores.

La travesura de la pequeña integrante de la realeza británica ocurrió a bordo de un Rolls Royce vintage donde viajaban las seis damas de honor y dos de los cuatro pajecitos que se dirigían hacia la Capilla de San Jorge.

La duquesa de Cambridge sostuvo la mano de su hija y la de Florence van Cutsem de tres años, entró a la capilla, mientras que Jessica Mulroney y Benita Litt, las mejores amigas de Meghan Markle, siguieron a sus hijas Ivy, de cuatro. Remi, de seis y Rylan, de siete, y Zoe Warren (esposa del amigo íntimo de Enríque, Jake Warren) aparecieron en la retaguardia con Zalie, la integrante más joven.

Cuando el automóvil de la novia se detuvo, otras dos caras se asomaron, ansiosas por ver a la multitud. Los gemelos Brian y John Mulroney, de siete años, tenían el importante trabajo de acompañar a Meghan al otro lado del pasillo.

Una vez adentro de la iglesia, los niños fueron conducidos rápidamente por la duquesa de Cambridge, que luego, junto con las otras madres, tomó asiento junto a la duquesa de Cornualles.

Cuando la novia llegó al umbral de la capilla, la emoción creció demasiado para uno de los mellizos de Mulroney, que no pudo contener su asombro cuando vio a los cientos de personas que esperaban que él realizara su gran momento en el interior.

La princesa Charlotte saca la lengua como su tío Enrique (Foto: Harpersbazaar)

Echando un vistazo alrededor de Meghan, su boca se abrió de par en par con asombro mientras lo asimilaba todo.

La novia se dirigió con gracia por el pasillo hacia su suegro, en lo que podría haber sido una caminata bastante solitaria si no hubiera sido por las damas de honor, tomados de las manos y siguiéndola diligentemente.

Una dama de honor tenía un último trabajo que hacer. Meghan miró por encima de su hombro y sostuvo su ramo de flores que entragaba Ivy Mulroney, hija de su mejor amiga Jessica, quien orgullosamente la tomó y se marchó.

Sus madres, mirando con orgullo desde sus asientos, dieron un suspiro de alivio.

Cuando la princesa Charlotte sacó la lengua pudo ser un leve asentimiento hacia el novio, su tío el príncipe Enrique, quien realizó el mismo gesto cuando era pequeño, pues también hacía caras graciosas ante las cámaras junto a su madre, la princesa Diana en el Palacio de Buckingham.

La acción de Charlotte también ocurrió en la boda de su tía Pippa Middleton el año pasado.

Leer más: Usan vehículo eléctrico en boda real

Con información de The Telegraph

HVI

CARGANDO...