Polonia recordará el 24 de marzo a polacos que salvaron a judíos durante el Holocausto

Polonia recordará el 24 de marzo a polacos que salvaron judíos

Sobrevivientes del Holocausto durante una ceremonia en Polonia. (AP, archivo)

El Parlamento de Polonia aprobó este martes por mayoría instituir el 24 de marzo como el día de recuerdo de los polacos que arriesgaron su vida para salvar a judíos en la II Guerra Mundial, una decisión influida por la presión internacional contra Varsovia debido a su controvertida ley sobre el Holocausto.

A favor votaron 399 diputados, mientras que sólo 21 lo hicieron en contra y dos se abstuvieron.

El presidente de Polonia, Andrzej Duda, es el autor de esta propuesta, que pretende rehabilitar la figura de los polacos que salvaron la vida de los judíos perseguidos durante la ocupación nazi.

La fecha elegida, el 24 de marzo, se debe a que ese fue el día en el que en 1944 la Policía nazi asesinó en Markowa, en el sureste de Polonia, a la familia Ulma, con seis hijos y la madre embarazada, por ocultar a unos vecinos judíos en su granja.

El caso de la familia Ulma no es un hecho aislado: el Yad Vashem, el museo que recuerda en Jerusalén a las víctimas judías del genocidio nazi, ha reconocido a más de 6.000 polacos por su valentía en defensa del pueblo judío, lo que convierte a los polacos en el mayor grupo nacional de entre los más de 20.000 “Justos entre los Justos”.

La votación de esta propuesta, prevista inicialmente para hace una semana, había sido retrasada por la polémica generada por la ley sobre el Holocausto aprobada recientemente por Varsovia, una norma que contempla penas de hasta tres años de cárcel por el uso del término “campos de concentración polacos” o por acusar al país de complicidad en ese genocidio.

Esta ley ha causado una crisis diplomática entre Polonia e Israel, que considera que la norma es una “vergonzosa falta de respeto a la verdad”, y también ha motivado una advertencia por parte de Estados Unidos.

Alrededor del 90 % de los más de tres millones de judíos que vivían en Polonia antes del comienzo de la II Guerra Mundial fueron asesinados por los nazis durante la ocupación del país centroeuropeo, junto con cerca de dos millones de polacos gentiles.

El Gobierno polaco insiste en que, aunque algunos polacos pudieron protagonizar de manera individual acciones contra los judíos, ni la sociedad polaca ni las autoridades de este país tuvieron ninguna responsabilidad en el Holocausto.

Con información de EFE

AAE

CARGANDO...