Policía y atleta paralímpico no quiere ser recordado por ganar reto de lagartijas

A sus 19 años, Pablo sufrió un accidente de tránsito que lo dejó en coma por 6 días, y su pierna le fue amputada el día de su cumpleaños

Pablo Eduardo Ramírez Lemus el policía de tránsito y atleta paralímpico que perdió su pierna el día de su cumpleaños, no desea ser recordado por ganar reto de lagartijas.

Te recomendamos: “Me enganché en el momento”, cuenta Pablo Ramírez, el policía con discapacidad que ganó reto de lagartijas

No me gustaría que me recordaran como el policía que ganó un reto de lagartijas, quiero que me recuerden como el oficial que empezó un nuevo cambio para el país”, dice el también atleta paralímpico Pablo Ramírez Lemus

Pablo, policía Segundo de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México venció a un entrenador de gimnasio en un reto de lagartijas el viernes pasado, pero este reto, es el menor de los que Pablo, a sus 28 años de edad, está acostumbrado a ganar.

A sus 19 años, Pablo sufrió un accidente de tránsito que lo dejó en coma por 6 días.

Yo lo único que me acuerdo es que iba manejando mi moto. Platicaban que hubo un accidente, se detiene un automóvil, me detengo yo y en eso pum, llega un auto y me prensa, yo despierto en una sala de emergencias”, dijo Pablo.

Tuvo 28 operaciones, hasta que justo el día de su cumpleaños número 20, el 29 de noviembre, le dijeron que una bacteria había infectado su pierna y tenían que amputarla.

Después de tantas y operaciones ya era algo estresante para mí, para mi familia estar tantos meses sin moverme porque yo estaba paralizado de las piernas para abajo, no podía mover las piernas, canalizado un catéter en la columna. Un día de mi cumpleaños, dicen o tu vida o tu muerte, o tu pierna o tu vida, en ese momento dices pues mi vida. Agarras y dices sálvame la vida”, narró.

Policía y atleta paralímpico no quiere ser recordado por ganar reto de lagartijas. FOTO Redes Sociales

Perdió la pierna izquierda, pero no se dio por vencido, continuó con su trabajo como policía de tránsito, aprendió a caminar con muletas, después con una prótesis e incluso, se unió al equipo paralímpico de remo.

Cuando mi mamá me dijo sabes que Pablo, eres y seguirás siendo el mismo de siempre y hasta que tú no empieces a creer en ti, no vas a lograr nada, y así fue. Cuando menos me di cuenta dije así soy, así debe de ser mi familia me apoyó con una pierna y me facilitó todo, volver a caminar, que no fue nada fácil. Hay cosas que yo no valoraba antes. Hoy en día me gustaría demostrarle a la gente que todo es posible en esta vida. Dominé las muletas y dije, puedo trotar bien, retomé las carreras atléticas  y para ello recibo la invitación de una entrenadora para ese deporte. Cuando yo tuve mi primera regata tuve esa sensación como si fuera en la moto, la velocidad, sentir una competencia, algo muy padre, me identifiqué”, reiteró Ramírez.

A pesar de su accidente, Pablo continúa usando moto, una pasión que le nació a sus 3 años de edad.

Yo simulaba que tenía una moto porque tenía una bicicletita, aprendí desde muy pequeño, le ponía el ‘Pau, Pau’, ahí en la llanta y hacía el ruido y yo me sentía y andaba para todos lados. Siempre quise una moto y cuando te llegas a subir a una dices que padre yo quiero una moto”, detalló.

Policía y atleta paralímpico no quiere ser recordado por ganar reto de lagartijas. FOTO SSC

Su sueño, ser medallista en Tokio 2021 y especializarse en fotografía forense, Pablo es el menor de 3 hermanos, alegre, deportista, ama la vida y vence cada reto que se le presenta como si fuera el último que debe ganar en su vida.

Dios cuídame, me pongo en tus manos y espero que este día sea el mejor. Cuando llego siempre llego y agradezco por el día y estar aquí nuevamente”, concluyó Pablo Ramírez, policía Segundo de la SSC.

Con información de Elizabeth Mavil

KAH