Policía busca al responsable de enviar paquetes bomba en Texas

Policía busca responsable enviar paquetes bomba Texas

Un policía de Austin, Texas, custodia lo zona donde un paquete bomba mató a una persona. Reuters

La Policía de Austin, en Texas, buscaba este martes a un fabricante de bombas, mientras la ciudad seguía consternada por la serie de paquetes explosivos enviados a distintas viviendas que mataron a dos personas en los últimos días.

Los investigadores, sin embargo, no han anunciado avances significativos en la identificación de algún sospechoso y han subido la recompensa por cualquier información de 15 mil a 65 mil dólares.

La Policía asegura que quien llevó a cabo los ataques es alguien con “cierta técnica”, ya que “para ser capaz de construir un aparato como este y entregarlo a tu objetivo sin que explote durante la fabricación y el recorrido, hace falta cierto nivel de sofisticación”, aseguró el jefe de la policía de Austin, Brian Manley, en Fox News.

Manley reconoció ayer que hay posibles vínculos entre las dos víctimas mortales, ya que ambos tenían relación con la iglesia afroamericana de Austin, y aseguró que los investigadores estaban siguiendo esa pista.

El Washington Post informó que una de las personas asesinadas era el hijastro de un expastor de una histórica iglesia afroamericana en Austin, mientras que el otro era nieto de un amigo cercano del mismo pastor.

“Alguien conocía la conexión”, afirmó el pastor jubilado Freddie Dixon al periódico. “No es coincidencia”.

“Una de las calves que tratamos de entender es si hay conexión entre todas las víctimas”, afirmó Manley.

“No vamos a ignorar el hecho de que las tres víctimas que fueron objetivos específicos, que sepamos, eran personas de color”, añadió el jefe policial.

Cerca de 100 agentes de diferentes agencias trabajan en el caso, incluidos perfiladores criminales y expertos en pruebas del Buró Federal de Investigaciones (FBI) y especialistas en explosivos de la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF).

“Estaremos aquí hasta que resolvamos esto y nos aseguremos que no hay otros aparatos explosivos en la ciudad”, afirmó el agente especial del FBI Christopher Combs.

La ATF informó que busca partes de aparatos explosivos en la escena del crimen y tratará de reconstruir los paquetes en un laboratorio de California.

Mientras se desarrollaba la investigación, la policía recibió 265 llamadas de ciudadanos que denunciaban paquetes sospechosos, aunque todas fueron falsas alarmas, según Manley.

Con información de AFP.

FJMM

CARGANDO...