Así se vive en Pinotepa Nacional, Oaxaca, la ciudad más sísmica del país

Los habitantes de Pinotepa Nacional han tenido que aprender a vivir entre sismos, al ser el sitio más sísmico de Oaxaca y de todo el país
Pobladores de Pinotepa Nacional han tenido que aprender a vivir entre sismos (Foro TV)

Pinotepa Nacional es un municipio de la costa de Oaxaca, ubicado en los límites con el estado de Guerrero, donde se registran la mayoría de los sismos que ocurren en la entidad.

Te recomendamos: Estos son los sismos de mayor magnitud en México desde 1957

Desde hace más de tres años, la actividad sísmica se incrementó de manera considerable y Pinotepa se convirtió en la principal zona de los epicentros.

De acuerdo con la Coordinación Estatal de Protección Civil, el estado de Oaxaca concentra el 43%, de los 26 mil 913 sismos que se han registrado en todo el país al día de hoy, es decir, poco más de 11 mil 600, de los cuales, la mayor parte de ellos se han originado en Pinotepa Nacional.

“Normalmente la actividad sísmica en Oaxaca se presenta en la zona costera. Del total que han ocurrido en todo el año, 3 mil 114 han ocurrido en Pinotepa y en sus cercanías, eso nos quiere decir que casi una tercera parte”, declaró Miguel Morales, sismólogo de Protección Civil en Oaxaca.

Los estragos de los terremotos, a lo largo del tiempo, se pueden observar a simple vista en la ciudad.

Muchas casas muestran parte de los daños de sismos pasados y uno de los principales íconos de Pinotepa, la iglesia de Santiago Apóstol, que data del siglo XVIII, aún no ha podido ser reparada, después de los daños que le ocasionó el terremoto del 16 de febrero del 2018.

“Nosotros tenemos un problema fuerte con las torres del templo antiguo, esas torres son emblemáticas de la ciudad de Pinotepa, son las torres del templo más antiguo de esta ciudad. Es un peligro latente, permanente, para la comunidad porque estamos en una zona donde frecuentemente hay sismos pequeños, se está moviendo la tierra frecuentemente”, señaló Guillermo García Díaz, párroco de la Parroquia de Santiago Apóstol.

Aunque pareciera ser que la gente se ha acostumbrado a vivir con el movimiento constante de la tierra, lo cierto es que, cada nueva sacudida trae a la mente los recuerdos de al menos cuatro terremotos que se han sentido aquí, a lo largo de los últimos tres años.

Con información de Jorge Morales

JOG