Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Pete Buttigieg abandona la carrera presidencial de Estados Unidos

Pete Buttigieg decidió dejar a un lado sus aspiraciones presidenciales después de que los resultados no fueran los esperados.
Pete Buttigieg dice adiós a su sueño de ser el candidato presidencial de los demócratas (Getty Images)

Pete Buttigieg, que ascendió de ser el alcalde de una ciudad de Indiana hasta convertirse en uno de los principales precandidatos demócratas, puso fin a su campaña el domingo.

Te recomendamos: ¿Cómo eligen a su presidente en Estados Unidos?

[anvplayer video=”415967″ station=”Televisa News”

La verdad es que el camino se ha estrechado hasta cerrarse para nuestra candidatura, pero no para nuestra causa. Debemos reconocer que, en estos momentos de la contienda, la mejor manera de mantener la fe en esos objetivos e ideales es dar un paso al costado y ayudar a unir a nuestro partido y a nuestro país”, dijo Buttigieg a sus simpatizantes en South Bend, Indiana.

La decisión se dio a conocer apenas un día después de que uno de los principales rivales de Buttigieg, el exvicepresidente Joe Biden, lograra un contundente triunfo en Carolina del Sur, lo cual desató nueva presión sobre la facción moderada del partido para que lo respalde.

Buttigieg había criticado a Biden, asegurando que el político de carrera de 77 años estaba desactualizado respecto a la política actual. Pero en los últimos días sus críticas se enfocaron en el líder de la contienda, Bernie Sanders, un progresista que se ha beneficiado del hecho de que los votos de los moderados se han estado dividiendo entre el enorme número de candidatos.

Buttigieg y Biden intercambiaron mensajes de voz el domingo, pero no conversaron, según una persona con conocimiento de la situación. Buttigieg mandó el primer mensaje para informarle a Biden de su decisión, y más tarde el exvicepresidente se lo devolvió. No pudieron entablar una conversación debido a sus agendas de viaje.

Buttigieg, el primer candidato abiertamente homosexual en aspirar seriamente a la presidencia, intentó defender el argumento de que su partido prosperaba cuando acogía a candidatos que ofrecían un cambio generacional. Pero el veterano de la guerra en Afganistán, de 38 años, terminó teniendo más éxito con los votantes de mayor edad, mientras que Sanders, de 78 años, captó la energía de los más jóvenes.

La historia de Pete Buttigieg no ha terminado. Apenas comienza. Tiene 38 años. Se catapultó al panorama nacional. Obviamente tiene trabajo por hacer en algunas cosas, algunas debilidades que hemos visto en esta campaña, pero cuando vuelva a haber una conversación sobre candidatos demócratas, él estará en ella. Y ese es un logro sobresaliente si se toma en cuenta dónde empezó hace un año”, dijo el estratega demócrata David Axelrod.

Los votantes veían a Buttigieg dentro de la corriente más moderada de los aspirantes demócratas, y tuvo éxito en las primeras etapas de la campaña al ganar las primarias de Iowa y finalizar segundo en Nueva Hampshire. Pero la contienda avanzó a estados con mayor diversidad entre sus habitantes y menos dependientes de votantes con educación universitaria, y fue ahí donde Buttigieg pasó apuros.

A pesar de sus sólidas organizaciones en Iowa y Nueva Hampshire y de simpatizantes que incluían a varios exindependientes y republicanos, Buttigieg no pudo sobreponerse a las dudas sobre su capacidad para atraer el respaldo de los votantes afroestadounidenses, cruciales dentro de la base demócrata.

Con información de AP

JPG