Estudio revela que 259 personas han muerto en el mundo por tomarse una selfie

259 personas han muerto en el mundo por tomarse una selfie

Hacerse un selfie ha pasado de ser una actividad fácil a convertirse en una peligrosa experiencia, que puede tener consecuencias fatales.

Un estudio realizado por el Instituto de Ciencias Médicas de la India reveló que del 2011 al 2017 han fallecido al menos 259 personas en todo el mundo mientras se sacaban una selfie.

Se dieron cuenta que se ha incrementado notablemente el número de incidentes mortales por selfies, por ejemplo, en el 2011 se informó de tres muertes, mientras que en el 2016 se produjeron 98 accidentes fatales.

Otra de las conclusiones a las que llegaron en el informe es que la mayoría de las muertes por selfies ocurrieron en India, con el 50 por ciento de los casos, seguido por Rusia, Estados Unidos y Pakistán. Una de las razones que explica la alta cantidad de casos que presenta India, es la cifra de jóvenes que residen en ese país.

Wu Yongning, de 26 años, murió el 8 de noviembre de 2017 tras caer al vacío cuando preparaba una selfie. (Noticieros Televisa)

Las víctimas se encuentran entre los 17 a los 29 años de edad y aun cuando las mujeres se sacan más selfies que los hombres, el informe destacó que el 72 por ciento de las personas que fallecieron son varones menores de 30 años.

Wu Yongning, de 26 años, murió el 8 de noviembre de 2017 tras caer al vacío cuando preparaba una grabación en la cornisa de un edificio de 62 pisos, a una altura de 190 metros, en la ciudad china de Changshá. Wu era un conocido escalador de edificios con miles de seguidores en las redes sociales.

Andrey Retrovsky, un joven de apenas 17 años, subió junto a un amigo a lo alto de un edificio en Vologda, Rusia, buscando conseguir una fotografía de él como si estuviese cayendo del techo. Andrey estaba sujeto a una cuerda, pero cayó al vacío desde el noveno piso.

Xenia Ignatyeva tenía 17 años y se había sacado numerosas fotos en los edificios más altos de Rusia, pero murió en un puente de San Petersburgo no muy elevado al que había ascendido. Xenia perdió el equilibrio y se electrocutó al sujetarse a un cable de alta tensión.

El caso de la familia Mackoviack fue uno de los más dramáticos. Michal y Hania, un matrimonio polaco que llevaba años viviendo en Portugal querían tomarse una selfie al borde del acantilado en Cabo de Roca, pero cayeron desde una altura de 80 metros; sus hijos de cinco y seis años fueron testigos de la tragedia.

Con información de Karina Cuevas

LSH

CARGANDO...