Perros salvan la vida a niños mexicanos que padecen diabetes

Perros salvan la vida a niños mexicanos que padecen diabetes

Perros salvan la vida a niños mexicanos que padecen diabetes. (Noticieros Televisa)

“Su nombre es ‘Phoenix’ y tiene entre 7 y 8 años de edad y él es como mi perro guardián porque me ha salvado muchas veces la vida”, afirmó Luis Ángel de la Rosa de 13 años.

Hace 4 unos años, Lua, como prefiere que lo llamen, fue diagnosticado con diabetes tipo 1, una enfermedad hasta ese momento desconocida para la familia y asintomática para este pequeño.

“En la necesidad de tener siempre una glucosa estable, hemos hecho de todo, pero la diabetes tipo 1 de repente es truculenta. Nos hace trucos de noche, de día, se le baja la glucosa en el día y en la noche, pero en la noche es más peligroso porque a veces no se da cuenta. Como está dormido, su papá y yo tenemos que ir a medirlo cada dos o tres horas”, dijo Jackeline de la Rosa, mamá de Luis Ángel.

Y en esa búsqueda incansable de tratamientos médicos para mejorar la calidad de vida de su hijo, acudieron a la Asociación de Perros de Auxilio para Diabetes A.C, única en México y ahí conocieron a ‘Phoenix’

“Me preguntaron muchos detalles del niño. Precisamente para encontrar el perro perfecto para las actividades del niño y entonces encuentran la pareja ideal del perro y del paciente”, explicó Jackeline de la Rosa.

‘Phoenix’ es una mezcla de razas, basset hound y labrador, que vivía en situación de calle y que fue rescatado por el entrenador de la Asociación de Perros de Auxilio para Diabetes A.C.

Así que ‘Phoenix’ olfatea el aroma de la saliva de Lua para detectar sus niveles bajos o altos de glucosa en la sangre.

Si el nivel es bajo, ‘Phoenix’ toca la rodilla de Lua; si es alto se agacha.

“Mis glucosas ya están más estables gracias a que él me ha alertado de varias, varios picos, tanto bajos como altos de glucosa, y eso hace que mi promedio de glucosa sea más bajo, más normal, más apropiado”, explicó Luis Ángel.

‘Phoenix’ también puede acercar algún jugo a Lua o bien alertar a alguna otra persona sobre la situación de su amigo.

“En las noches el perro siempre está alerta del niño. Ha habido ocasiones en que le avisa al niño que tiene la glucosa baja, él ya no responde por tan baja que la tiene, sale de su recámara, se mete a la nuestra y nos jala la cobija o de plano si estamos muy dormidos nos ladra”, concluyó Jackeline.

‘Phoenix’ no sustituye los actuales métodos de chequeo de niveles de glucosa prescritos por los médicos, pero es un gran método que los complementa, pero sobre todo el mejor amigo guardián de Lua.

Con información de Arely Melo

KAH

CARGANDO...