Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Aumentan adopciones de ‘perrhijos’ en México

Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México
Aumentan adopciones de ‘perrhijos’ en México. (Gettyimages)

Aumentan las adopciones de ‘perrhijos’ en México. Datos del Consejo Nacional de Población revelaron que desde el 2000 muchas parejas jóvenes han decidido adoptar perros en lugar de tener un hijo, ya que el número de perros domésticos ha aumentado 30 por ciento desde ese año a la fecha y el número de nacimientos ha disminuido 17 por ciento por cada año.

En México, siete de cada 10 hogares tienen un perro o gato como animal de compañía. Así que la cifra de animales domésticos supera a la población tanto de niños menores de nueve años, así como de ancianos de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Son para muchos, los llamados ‘perrhijos’ o ‘gathijos’, esos animales de compañía que comen alimento especial; visten ropa confeccionada para ellos; en algunas ocasiones calzan; les celebran fiestas de cumpleaños, hacen ejercicio con sus dueños; tienen sus propias cuentas en redes sociales y los llevan de viaje porque aseguran ser un integrante importante de la familia, tal como si fueran sus propios hijos.

Pareciera que el vínculo de las personas con las mascotas está creciendo fuertemente y varias podrían ser las causas; por ejemplo, las estadísticas señalan que los nuevos matrimonios duran un promedio de ocho años, pero la vida con un perro o gato puede extenderse mucho más allá de una década.

Investigaciones han demostrado que tener perros o gatos en casa tiene beneficios para la salud, como disminuir el estrés y la ansiedad entre las personas.

Sin embargo, también han señalado que humanizar a los animales de compañía tiene desventajas.

Hace unas semanas la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) emitió un boletín informando que las personas que tienden a humanizar a sus animales de compañía les causan un gran daño, pues les exigen comportamientos que no son propios de la especie.

 “Tratar como humano a un perro o gato, desdeñando sus propias formas de comunicación, organización social y reglas de convivencia, limita su bienestar al generarles un alto grado de ansiedad”, afirmó Moisés Heiblum, académico de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM.

En el documento se agregó que tratar a las mascotas como si fueran hijos también puede causar trastornos mentales en los dueños y ansiedad en los animales.

Con información de Arely Melo

LSH