¿A cuál pavo debe perdonar Trump por Acción de Gracias?

Los pavos se llaman Bread (Pan) y Butter (Mantequilla) y la gente puede ayudar a decidir cuál será perdonado
¿A cuál pavo debe perdonar Trump por Acción de Gracias? (AP)

La Casa Blanca está patrocinando una competencia en internet para ayudar al presidente Donald Trump a decidir cuál de dos pavos perdonar para el Día de Acción de Gracias, como dicta la tradición de tres décadas.

Te recomendamos: Video: La ‘extraña’ entrega de dulces de Trump a un niño en Halloween

En el meollo del perdón presidencial están los pavos Bread (Pan) y Butter (Mantequilla).

De acuerdo con la Casa Blanca, Bread es un pavo de 20 kilogramos (45 libras) al que le gusta una bebida con sabor a cereza llamada Cheerwine, la música de bluegrass y el baloncesto universitario.

Butter pesa 21 kilos (47 libras) y disfruta las papas fritas, las gaitas y las carreras de NASCAR.

¿A cuál pavo debe perdonar Trump por Acción de Gracias? (White House)

Trump nombrará el pavo perdonado el martes por la tarde en la Casa Blanca. Después de la ceremonia, viajará a Florida para un acto de campaña y se pasará allí el feriado con su familia.

El Día de Acción de Gracias (en inglés “Thanksgiving”), se celebra el cuarto jueves de noviembre.

El presidente George H.W. Bush estableció la tradición anual del perdón del pavo en 1989, perdonando un ave de 23 kilos (50 libras).

Bread y Butter, los pavos futboleros

Bread y Butter, según explicó su dueño, son aficionados al futbol, han vivido una vida tranquila y apacible, aunque anónima -estos animales no habían recibido un nombre hasta este lunes-, antes de su presentación en sociedad.

Tanto es así que han descansado su plumaje blanco y sus afilados picos en una habitación del Willard, a dos cuadras de la Casa Blanca, durante su estancia en la capital, algo solo al alcance de unos pocos.

Además, durante su crianza fueron cuidados para crecer “sanos y contentos”, tal y como explicó en la rueda de prensa de presentación su hasta ahora dueño, el granjero Noel Jackson.

En su tiempo en el granero han sido presentados a las cámaras y han escuchado música, les gusta mucho el rock clásico”, afirmó este ganadero.

Además, este granjero de Carolina del Norte explicó que a estos dos animales les gusta jugar al futbol, “aunque no lo hacen muy bien”, matizó.

Se espera que a pesar de sus suculentos nombres ambas aves sean perdonadas, tal y como ha pasado en los últimos años.

El nombre de estos dos ejemplares fue escogido entre una lista de 15, elaborada con las propuestas de niños de Carolina del Norte.

La suerte de estos pavos es la excepción en un país donde en 2018, según el Servicio Nacional de Estadísticas de Agricultura, se produjeron 3.446.525 millones de kilogramos de esta carne, reportando un valor económico de 3.875.131 millones de dólares para productores y distribuidores.

Al hilo de esto, la Federación Nacional del Pavo calcula que este año se sacrificarán en torno a 46 millones de estos pájaros con motivo de la festividad de Acción de Gracias, que se celebra el próximo jueves.

Con información de AP y EFE

MLV