POLíTICA

Partido MAS de Bolivia sancionará a partidarios que tengan conductas de derecha

Morales pidió a los militantes hacer una "revolución dentro de la revolución" con personas que muestren convicción y no interés

El gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) de Bolivia, presidido por el expresidente Evo Morales, determinó tras un congreso nacional este miércoles, 4 de agosto de 2021, aplicar “duras sanciones” a los militantes del partido que sigan una línea de conducta de la “derecha“.

Te recomendamos: Amplían a un año detención de expresidenta de Bolivia, Jeanine Áñez

“Quien no respeta la parte ideológica del MAS (…) y si están en la línea de la derecha van a tener duras sanciones”, aseguró Morales en una rueda de prensa tras la conclusión de la jornada en la que su partido también adecuó sus estatutos a las normas del Tribunal Supremo electoral (TSE).

El evento se desarrolló en la localidad de Lauca Ñ en el trópico del departamento de Cochabamba, considerado el principal bastión político del MAS ante la presencia de un millar de militantes entre delegados titulares, adjuntos y simpatizantes de organizaciones sociales de trabajadores, campesinos e indígenas de Bolivia.

Unidad y sanciones

En la inauguración del congreso, en el que participaron altos dirigentes del MAS como el mandatario del país, Luis Arce, así como los presidentes del Senado, Andrónico Rodríguez, y de la Cámara de Diputados, Freddy Mamamani Laura, se hizo hincapié en la unidad en las filas del partido gobernante.

Arce, que precedió a Morales en su discurso, adelantó que dentro del MAS pueden haber “discusiones y disensos”, sin embargo, “nunca puede haber traición al instrumento político”.

A su turno, Morales pidió a los militantes hacer una “revolución dentro de la revolución” con personas que muestren convicción y no interés ya que esto último ha venido causando problemas dentro de la organización política.

Aunque al momento de las conclusiones Morales no detalló el tipo de sanciones sí mencionó que el procedimiento aprobado implica determinaciones de la comisión de ética interna y una resolución que será presentada ante el organismo electoral “para que ponga orden”.

“El plan de nuestros opositores era que fracase el congreso, esa campaña sucia por redes nos ha fortalecido y estamos acá unidos”, destacó Morales al final de la jornada refiriéndose a las versiones de fracturas internas que precedieron al encuentro.

Otras conclusiones

El congreso del MAS también tuvo el objetivo de adecuar sus estatutos a las leyes y reglamentos dispuestos por el tribunal Supremo Electoral, algo que “hemos cumplido”, aseguró Morales.

El exmandatario y presidente de ese partido político resaltó que dentro de la organización se han creado nuevas secretarías como las de juventud, ciencia y tecnología y de comunicación como aspectos que estaban pendientes.

En el congreso del MAS también se emitió un pronunciamiento para declarar el acceso a internet como “derecho humano” toda vez que durante la pandemia se han presentado dificultades en conexiones para las clases a distancia con costos elevados por día, sostuvo Morales.

“De acá dos años debe ser gratis (la conexión a internet) en todas las escuelas tanto del campo como también de la ciudad” es algo que “vamos a plantear a nuestro Gobierno nacional”, manifestó el expresidente boliviano.

Los militantes del MAS, que se definieron como la principal fuerza política de Bolivia, reafirmaron la unidad de su bloque en medio de acusaciones por intentos de división supuestamente impulsados por partidos opositores y señalamientos contra Estados Unidos.

Después de la crisis política y social que pasó Bolivia en 2019 por la renuncia de Evo Morales a la Presidencia del país denunciando un “golpe de Estado, en el MAS cobraron relevancia las voces que hablan de una renovación interna.

Morales y su entorno más cercano también fue objeto de críticas por dejar el país o pedir asilo en embajadas cuando la situación nacional y del partido fue muy crítica.

También internamente se le criticó por aplicar supuestas decisiones unilaterales o un “dedazo” para la elección de candidaturas en los pasados comicios subnacionales que terminaron por fracasar.

Una de las fracturas más sentidas fue la de la expresidenta del Senado y actual alcaldesa de El Alto, Eva Copa, y de algunos exlegisladores e integrantes del partido que apuntaron sus críticas contra el ex jefe de Estado y sus colaboradores.

Con información de EFE

RVC