Papa rompe silencio acerca de lo que sucede en Venezuela

El papa Francisco culmina su visita a Panamá para la Jornada Mundial de la Juventud (Reuters)

Tras rezar el Ángelus en su último día en Panamá el papa Francisco rompió el silencio acerca de lo que está sucediendo en Venezuela y comentó que desde este país ha estado pensando mucho en la grave situación por la que atraviesa el pueblo venezolano, al que se siente muy cercano.

“Pido al Señor que se busque y se logre una solución justa y pacífica para superar la crisis, respetando los derechos humanos y deseando exclusivamente el bien de todos los habitantes del país. Los invito a rezar poniendo esta intercesión bajo el amparo de nuestra Señora de Coromoto, patrona de Venezuela”, dijo el papa Francisco.

El papa Francisco también se refirió por primera vez a la tragedia acaecida en Hidalgo y a la ruptura de una presa en Brasil.

Deseo expresar mi sentimiento de pesar por las tragedias que han golpeado al estado de Mina Gerais en Brasil y al estado de Hidalgo en México. Encomiendo a la misericordia de Dios a todas las persones fallecidas, y al mismo tiempo rezo por los heridos y expreso mi afecto y cercanía espiritual a sus familias y a toda la población”, mencionó el papa Francisco.

El papa Francisco también quiso nombrar uno a uno a los cadetes muertos en el atentado terrorista en contra de la escuela nacional Santander de policía de Colombia, condenó el atentado terrorista en una catedral de Jolo, Filipinas y recordó el Día Internacional de la Memoria por las Víctimas del Holocausto.

Necesitamos mantener vivo el recuerdo pasado de las tragedias pasadas y aprender de las páginas negras de la historia para no volver a cometer nunca más los mismos errores. Sigamos esforzándonos sin descanso por cultivar la justicia, aumentar la concordia y sostener la integración”, expresó.

El papa Francisco quiso despedirse de Panamá en la casa hogar del Buen Samaritano, un centro de la Iglesia Católica en el que se atienden a jóvenes y adultos sin apoyo económico o familiar con VIH y Sida. En el centro, el papa dirigió un llamado a vencer la indiferencia, a imitar al buen samaritano que se dejó conmover por un hombre medio muerto al borde del camino no sólo por unos bandidos sino también por la indiferencia de un sacerdote.

El papa afirmó que también la indiferencia hiere y mata y alabó la labor de la Iglesia encaminada a ser misericordiosa.

Al celebrar por la mañana la misa de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud ante más de 500, 000 jóvenes el papa Francisco les dijo que no son el futuro sino el ahora de Dios, que los convoca a ponerse de pie, a emprender el vuelo y a involucrarse y enamorarse de su misión, no mañana sino ahora.

Para Jesús les dijo, en el campo San Juan Pablo II no hay un mientras tanto en la vida o una moda meramente pasajera, es el amor concreto, cercano, real que lleva a la esperanza y la caridad, la solidaridad y fraternidad frente a un mirada paralizada y paralizante por los miedos, la exclusión, la especulación y la manipulación.

Al final dela misa a la que asistieron los presidentes de Panamá, Costa Rica, Colombia, Guatemala, El Salvador, Honduras y Portugal se anunció que la próxima jornada mundial de la juventud será en Lisboa, Portugal en 2022.

Con información de Valentina Alazraki

HVI