Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

El papa recibe a obispos chilenos tras escándalo de abusos sexuales

Noticieros Televisa FUENTE: efe DESDE: CIUDAD DEL VATICANO
El papa Francisco se reúne con obispos chilenos tras escándalo por abusos sexuales. (AP, archivo)

El papa Francisco recibió este lunes en el Vaticano a los miembros del Comité permanente de la Conferencia Episcopal chilena, que le informaron del “camino que tomó la Iglesia en Chile después de la reunión de mayo” sobre el escándalo de abusos sexuales a menores cometidos y encubiertos por religiosos de en ese país.

El portavoz del Vaticano, Alessandro Gisotti, confirmó a Efe que, como ya habían anunciado por los obispos, la audiencia fue “solicitada por la Conferencia Episcopal de Chile después de la asamblea plenaria de noviembre de 2018” con la “intención de dar a conocer al Santo Padre el camino que tomó la Iglesia en Chile después de la reunión de mayo”.

En esa reunión, el papa convocó a los 34 obispos chilenos, que presentaron su renuncia en bloque y reconocieron que habían cometido “graves errores y omisiones” ante la crisis por los abusos sexuales que cometieron durante décadas miembros del clero del país austral.

En la audiencia, que comenzó las 11.00 hora local (10.00 GMT), participaron el presidente de la Conferencia Episcopal, Santiago Jaime Silva Retamales; el arzobispo de La Serena, René Osvaldo Rebolledo Salinas; el arzobispo de Santiago de Chile, Ricardo Ezzati; el obispo de San Bernardo, Juan Ignacio González Errázuriz, Vescovo di San Bernardo y el administrador apostólico de Rancagua, Luis Fernando Ramos Pérez.

Hasta la fecha, el papa Francisco ha aceptado las renuncias de siete obispos, mientras que aún no se ha tomado alguna decisión sobre el resto de los prelados del país, así como ha expulsado del sacerdocio a dos exobispos y dos sacerdotes.

Protestas en Chile contra abusos sexuales cometidos por sacerdotes. (AP, archivo)

La Fiscalía chilena investiga actualmente 148 casos de presuntos abusos sexuales cometidos por personas vinculadas a la Iglesia católica que afectan a un total de 255 víctimas.

El secretario general de la Conferencia Episcopal chilena (CECH), Fernando Ramos, explicó ante los medios que la reunión de este lunes -una hora por la mañana y un almuerzo de otras dos horas en su residencia Casa Santa Marta- fue “muy fraterna”, “cordial” y de “gran colaboración”.

Fue un encuentro muy interesante, de gran colaboración del Santo Padre, nos hizo una serie de sugerencias, comentarios, y con esto queríamos reafirmar nuestro compromiso de comunión, de participación y de colaboración con la misión del Santo Padre”, indicó a la puerta de la Residencia del Clero, a pocos metros del Vaticano.

Asimismo, Ramos señaló que las renuncias presentadas en bloque por los obispos el pasado mayo y que aún no han sido aceptadas por el papa perdieron vigor al pasar tres meses, según el Derecho Canónico.

En cuanto al resto de renuncias sobre las que el papa no se ha pronunciado, Ramos dijo: “Considera que estamos todos en funciones, cumpliendo nuestra tarea, y que si hubiese la necesidad de abordar un caso particular lo abordaría directamente con el interesado”.

En el encuentro expusieron al pontífice “muchas cosas sobre la situación en la Iglesia de Chile” y cuáles son sus compromisos, el discernimiento realizado en 2019 por los casos de abusos y su deseo de terminar 2020 con una tercera asamblea eclesial sobre el tema.

En el horizonte más próximo está la reunión de presidentes de todas las conferencias episcopales del mundo que Francisco ha convocado en febrero en el Vaticano.

La idea es poder alinear a toda la Iglesia Universal en cómo afrontar este verdadero flagelo que son los delitos que tienen que ver con abusos sexuales, cómo poder actuar rápidamente, poner en el centro a los menores de edad. El objetivo es su protección”, dijo.

También hablaron de la importancia de acoger a las víctimas, que en los últimos tiempos les han acusado de encubrir los abusos, y de que “hay que ser extremadamente delicado y diligente en recibir sus peticiones y demandas”, según la fuente.

Ramos aseguró que no hablaron sobre el cardenal y arzobispo de Santiago de Chile, Ricardo Ezzati, que asistió al encuentro con el papa y que está imputado en su país por presunto encubrimiento.

Ezzati tiene 77 años y, como todos los obispos al cumplir 75, ha tenido que presentar su renuncia: “El Santo Padre verá el momento en que se nombrará un sucesor”, afirmó, y añadió que desconoce si el nombramiento será antes de la Conferencia sobre abusos de febrero.

Sobre la credibilidad de la Iglesia en Chile tras esta profunda crisis, dijo que aún afronta “un proceso largo”.

Todas las instituciones en Chile han perdido mucha credibilidad y la Iglesia incluida no solo por un problema cultural sino por nuestros propios errores, pecados y delito que se han cometido (…) Queremos y estamos decididos a superarlo. Creo que todavía no está superado. Tenemos que seguir trabajando y seguir dando respuesta a los casos concretos que han emergido y pueden emerger”, señaló.

El 8 de enero, el máximo responsable de la Fiscalía actualizó las cifras de investigaciones de presuntos abusos sexuales del clero chileno y destacó que una parte importante de esas causas se han abierto en la fiscalía regional de O’Higgins.

Ha habido progresos importantes en esta región (…), hay cuatro clérigos formalizados”, señaló Abbott.

“Las personas que han sido históricamente víctimas han tenido la oportunidad de denunciar los abusos de los que fueron objeto y esto ha abierto la posibilidad de asumir la reparación que requieren las personas que son abusadas en un contexto tan particular como es la relación de la Iglesia con sus feligreses”, añadió el fiscal.

Con información de EFE

AAE