Ver ahora

Coronavirus no se transmite por el aire o a través de materia fecal: OMS

La OMS reiteró que el COVID-19 solo se puede transmitir por gotas respiratorias que pueden expulsar las personas infectadas.
Noticieros Televisa FUENTE: notimex
La OMS desmintió algunos de los mitos alrededor del coronavirus (EFE)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró que el nuevo coronavirus COVID-19 no se puede transmitir por el aire o por material fecal, sino por el contacto con gotas respiratorias que pueden expulsar las personas infectadas.

Te recomendamos: Universidad explica con dibujos cómo se propaga el coronavirus

Mediante un informe técnico, la organización detalló que para que haya una transmisión debe haber una distancia de un metro o menor con una persona infectada con el virus y que esta estornude o tosa.

Igualmente, si el paciente infectado toca alguna superficie y acto seguido, una persona sana utiliza o toca los objetos y sin lavarse las manos toca su nariz o boca también puede resultar en un contagio, indicó.

Señaló que la transmisión aérea solo puede ser posible en circunstancias y entornos específicos en los procedimientos médicos que se realizan con soporte en aerosoles, como el uso de tratamiento nebulizado, la ventilación manual antes de la intubación, entre otros.

En cuanto a la transmisión por el material fecal, apuntó que si bien existe evidencia de que el virus COVID-19 puede provocar infección intestinal y estar presente en las heces, “hasta la fecha no ha habido informes de transmisión fecal-oral.

¿Por qué es tan contagioso el nuevo coronavirus?

La pandemia producida por el nuevo coronavirus está contagiando a cientos de miles de personas en todo el mundo. Ahora, esta nueva enfermedad viral ha llegado a México y ha afectado nuestro estilo de vida. Ante las medidas de prevención que toman las autoridades es importante entender por qué este virus ha infectado a tanta gente y por qué se están extremando precauciones.
¿Qué es el nuevo coronavirus?

Los coronavirus son una extensa familia de virus que están presentes en muchos animales y en humanos. Estos virus pueden llegar a causar enfermedades. En los humanos, en particular, diferentes tipos de coronavirus causan desde resfriados comunes hasta infecciones respiratorias mucho más graves como el MERS (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio) o el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo).

Este coronavirus fue detectado en China, a finales del año pasado, cuando empezaron a multiplicarse casos de neumonía producida por una enfermedad de origen desconocido. Este coronavirus es, entonces, un virus nuevo que, hasta hace poco, no había sido transmitido a humanos. Justamente, es por la novedad del virus, no existe ningún tratamiento específico para combatirlo y no se ha descubierto una vacuna para prevenirlo.

El nuevo coronavirus fue llamado SARS-CoV-2 y es el responsable de producir una enfermedad respiratoria llamada COVID-19.

¿Por qué es tan grave?

Los efectos de la enfermedad producida por el nuevo coronavirus no son particularmente graves. De hecho, el 90% de las personas infectadas se curan solas, sin requerir un tratamiento específico, ni cuidados intensivos, ni hospitalización. Las personas que son más susceptibles al virus por condiciones médicas previas o por ser de la tercera edad pueden, sin embargo, desarrollar cuadros de enfermedad más graves. Y, como se ha visto en el 4.4% de los casos, estas complicaciones pueden ser fatales.

Si los síntomas de la COVID-19 no son tan graves, ¿entonces por qué es tan peligrosa esta enfermedad?

Mientras que la mortalidad del COVID-19 (es decir, el número de personas fallecidas en una población dada en un periodo determinado) es del 4.4%, muchas otras enfermedades como el SARS o el MERS tienen tasas de mortalidad mucho más altas (10% y entre el 20% y el 40%, respectivamente). Sin embargo, las tasas de morbilidad (es decir, número de personas infectadas o enfermas en una población dada en un periodo determinado) del nuevo coronavirus son considerables.

Esto quiere decir que, a pesar de que no es una enfermedad con consecuencias particularmente graves, la COVID-19 puede saturar los servicios de salud de cualquier país por la rapidez con la que se contagia. Y eso es lo más grave de la enfermedad: si no se toman medidas de prevención, las instituciones de salud pública pueden verse rebasadas.

Con información de Notimex

JPG