25 años después, ofrecen disculpas a indígenas violadas por militares en Chiapas

En un acto público en el municipio de Ocosingo, la titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, presentó las disculpas del Gobierno Federal; ellas lo rechazan, piden justicia

Foto: Ana, Beatriz y Celia fueron detenidas junto a su madre el 4 de junio de 1994 en un retén militar en Altamirano, Chiapas

Foto: En un acto público en el municipio de Ocosingo, la titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, presentó las disculpas del Gobierno Federal; ellas lo rechazan, piden justicia. (Twitter @M_OlgaSCordero)

El Gobierno mexicano ofreció una disculpa pública este viernes a las hermanas González Pérez, las tres indígenas tzotziles detenidas ilegalmente y violadas por militares en 1994, en cumplimiento de una recomendación emitida en 1996 por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Te recomendamos: Capturan a acusados por pederastia y violación en Tabasco

En un acto público en el municipio de Ocosingo, Chiapas, la titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, presentó las disculpas del Gobierno Federal a Ana, Beatriz y Celia González Pérez, mismas que rechazaron las disculpas al considerar que tras 25 años ‘de impunidad’ el Ejército no presentó a los responsables de la agresión que sufrieron el 4 de junio de 1994 en un retén militar.

A nombre del Estado mexicano les ofrezco una disculpa pública por haber sido detenidas ilegalmente, violadas y torturadas sexualmente”, dijo Sánchez Cordero.

Las hermanas Ana, Beatriz y Celia, entonces menores de edad, fueron detenidas junto a su madre el 4 de junio de 1994 en un retén militar en Altamirano, Chiapas. “Se les retuvo ilegalmente, además, fueron separadas de su madre, golpeadas y violadas”, de acuerdo con la resolución emitida por la CIDH en 1996 en la que concluyó violaciones a los derechos humanos de estas mujeres.

Sánchez Cordero calificó esta disculpa pública como un ‘acto de justicia’ y aseguró que después de muchos años finalmente se suscribe un compromiso del por parte del Gobierno Federal en el que da acceso a la justicia, a la verdad y se hace una reparación del daño con la garantía de no repetición.

Nunca más, ni una niña, ni una mujer más, sobre todo si son indígenas, esta violencia que vivieron debe repetirse”, declaró la secretaria al subrayar que la disculpa pública obedece a la falta de investigación y de búsqueda de justicia, así como por la falta de reparación a las víctimas.

Celia González agradeció el acto del Gobierno Federal, pero dejó claro que esta disculpa no está concluida por la ausencia de la Fuerza Armada de México en el acto.

Nosotras las mujeres estamos aquí enojadas, venimos con mucho coraje hacia las autoridades, hoy estamos aquí en esta supuesta disculpa pública de buena fe, desde hace muchos años queremos justicia verdadera y que se castigue a los militares”, declaró.

Este acto no lo podemos tomar como una disculpa porque faltó la comisión de los militares, es por eso que no estamos de acuerdo con esta disculpa, agradecemos la presencia”, dijo Beatriz González.

Por su parte, el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas, reiteró que el estado mexicano reconoce la violación de los derechos humanos a estas mujeres.

De estos indignantes hechos han transcurrido 25 años de impunidad, incluyendo 18 años desde que la CIDH emitió sus conclusiones y recomendaciones sobre este caso”, puntualizó.

El caso de las hermanas González Pérez fue denunciado a las autoridades mexicanas el 30 de junio de 1994 con base en un examen médico ginecológico, el cual fue corroborado y ratificado por la declaración de Ana y Beatriz (las dos hermanas mayores).

No obstante que las víctimas eran civiles, el expediente fue trasladado a la Procuraduría General de Justicia Militar en septiembre de 1994, donde fue archivado bajo el argumento de que los representantes de las hermanas González Pérez no demostraron suficiente interés en el caso y que no se configuran violaciones de los derechos humanos ante la falta de comparecencia de las hermanas a declarar nuevamente y a someterse a pericias ginecológicas.

El caso fue presentado el 16 de enero de 1996 ante la CIDH, que recomendó una investigación completa e imparcial en una jurisdicción penal para determinar la responsabilidad de todos los autores de las violaciones de derechos humanos en perjuicio de Ana, Beatriz y Celia González Pérez y su madre Delia Pérez de González.

Ante el expreso incumplimiento del estado mexicano de investigar los hechos, castigar a los responsables y reparar las violaciones, la CIDH emitió un informe el 4 de abril de 2001 declarando la responsabilidad internacional del Gobierno por la violación a varios derechos consagrados en la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

En México, cada día 32 niñas quedan embarazadas por violación

Con información de EFE

TVR

CARGANDO...