OEA crea grupo para investigar manifestaciones violentas en Nicaragua

OEA crea grupo investigar manifestaciones en Nicaragua

Agentes detienen a un manifestante durante una protesta contra el gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega (Reuters)

La Organización de los Estados Americanos (OEA) acordó con la Comisión Interamericana de derechos Humanos (CIDH) y el Gobierno de Nicaragua crear un grupo para investigar los hechos de violencia ocurridos desde el pasado 18 de abril, que han dejado por lo menos 76 muertos.

El equipo, integrado por cuatro personas propuestas por la CIDH, tiene como objetivo analizar las líneas de investigación y hacer recomendaciones de acciones respecto de los distintos niveles de responsabilidad jurídica, según un comunicado difundido.

El acuerdo alcanzado certifica también que el grupo podrá apoyar las investigaciones que las autoridades nicaragüenses lleven a cabo para esclarecer los efectos de la crisis sociopolítica que vive el país centroamericano.

“La Secretaría General de la OEA informa que concluidas las negociaciones se firmó la creación del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes para investigar y esclarecer las muertes por violencia en Nicaragua, cumpliendo así con recomendación de la CIDH”, señaló en Twitter el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Según el pacto suscrito hoy, este grupo de expertos de la CIDH podrá proponer al Gobierno de Nicaragua “medidas adicionales” que garanticen la seguridad de las personas que colaboren en las investigaciones, ya sea en calidad de testigos o peritos.

Por otro lado, el Ejecutivo del presidente Daniel Ortega se comprometió a dar acceso a los expedientes tramitados por el Ministerio Público de las pesquisas y causas penales iniciados a raíz de las manifestaciones violentas.

Nicaragua cumple hoy 43 días de una crisis que se ha cobrado al menos 76 muertos y 868 heridos, según cifras de CIDH, sin embargo, Amnistía Internacional cifró este lunes los fallecidos en 83.

La crisis incluye multitudinarias manifestaciones a favor y en contra del presidente Ortega, que comenzaron con protestas en oposición a unas reformas a la seguridad social y que continuaron debido a las víctimas mortales de los actos represivos.

ESTUDIANTES PERMANECEN ATRINCHERADOS EN UNIVERSIDAD DE NICARAGUA

Desde hace varias semanas, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), en Managua, suspendieron clases y permanecen atrincherados dentro del recinto escolar resistiendo a los ataques de la Policía Nacional y grupos de choque de la Juventud Sandinista.

Uno de los estudiantes atrincherados explicó que la trinchera es una protección “tenemos sacos de arena, puesto que nos están disparando con AK, escopetas, revólveres, entonces lo que nosotros tratamos es detener la mayor cantidad de bala posible, para tener la menor cantidad de caídos”.

El 18 de abril, inició en Nicaragua un movimiento de protesta social, encabezado por estudiantes de diversas universidades públicas y privadas, que exigen la salida del presidente, Daniel Ortega, y de su esposa, la vicepresidenta, Rosario Murillo, quienes por más de 20 años han ostentado el poder.

Todas las personas que estamos aquí, estamos dispuestas a dar la vida por el país. Si nos toca estar un año, un año estaremos… Nosotros vamos a seguir atrincherados… Lo que pedimos es que Daniel Ortega deje el poder”, aseguró el estudiante.

Al frente de la resistencia universitaria se encuentran mujeres estudiantes de Medicina, Administración, Ingeniería, Física Matemáticas, Economía y Comunicación.

Dentro de Ciudad Universitaria han improvisado puestos médicos donde atienden a los estudiantes que han resultado heridos, en los enfrentamientos.

La población les ha donado alimentos y medicinas, para que continúen con la resistencia civil.

Un habitante de Managua mencionó que “el pueblo de Nicaragua tiene hambre, tiene necesidad, tiene ansias de libertad sobre todas las cosas. Tenemos que estar seguros que esta causa no va a terminar aquí”.

El pasado 20 de abril, Álvaro Conrado, un joven de 15 años de edad, fue asesinado por grupos parapoliciales, cuando llevaba agua a los estudiantes de la Universidad Politécnica (Upoli).

Una de las estudiantes dijo a los nicaragüenses que están con ellos en la lucha que es por su país, y “que siempre van a contar con nosotros, porque los estudiantes somos esa levadura que levanta al pueblo”.

Leer más: Amnistía Internacional denuncia represión en Nicaragua

Con información de EFE

HVI

CARGANDO...