Nueva York intenta ser una ciudad verde

Nueva York intenta ser una ciudad verde

Turistas en Nueva York. (AP, archivo)

Nueva York se ha vuelto una ciudad tecnológica que apuesta por la ciencia y el medio ambiente con una diversidad de iniciativas progresivas en cuanto a políticas verdes y sustentables como el ciclismo y la protección de abejas y producción de miel, libre de pesticidas, en las azoteas de Brooklyn.

“Aquí en la ciudad de Nueva York tenemos limitadas opciones de bienes raíces y por lo general las azoteas no se usan, así que son lugares maravillosos para poner nuestras abejas. Son fantásticas para nuestros apiarios”, explica Andrew Coté, presidente de New York City Beekeepers Association.

Cada semana numerosos restaurantes de la ciudad donde se consumen ostras donan más de 20 toneladas de conchas a un proyecto ambientalista para regenerar los viejos arrecifes de ostiones del puerto y la bahía de Nueva York y limpiar las aguas.

“A la gente le encantan las ostras y estamos ayudando a la economía local. Pero sí, tomamos esas conchas y los mandamos de regreso al agua para limpiar las aguas”, dice Brian Owens, trabajador de un bar en Nueva York.

Organizaciones medio ambientales globales como TNC trabajan en Nueva York educando al público sobre cambio climático y promoviendo programas para sembrar árboles y proteger las zonas costeras vulnerables de posibles inundaciones o creando parques o ‘techos verdes’ en las azoteas de los edificios para enfriar las temperaturas en verano.

Bill Ulfelder, director ejecutivo de The Nature Conservancy Nueva York, dice: “Árboles y césped puede ser también para no solamente dar oportunidad y hábitat a las aves, las abejas, etc., pero también bajar las temperaturas durante el verano”.

Así mismo se llevan a cabo en la ciudad múltiples actividades y eventos para conmemorar el 22 de abril el Día de la Tierra que este año en su edición número 48 insta al público a frenar la contaminación de mares, tierra, de la salud, de la comida y del ecosistema por los millones de toneladas de desechos plásticos.

“Las tortugas, las ballenas, los peces van comiendo el plástico y nosotros comiendo los peces entonces tenemos un problema no solamente de vida silvestre pero también de salud humana”, añade Bill Ulfelder.

El plástico es una de las grandes amenazas porque no es reciclable, muchos lugares en Nueva York han reemplazado ya las bolsas de platico por aquellas de papel pero no es suficiente por eso los activistas continúan presionando para que se legisle y se les prohíban.

 

Con información de Marisa Céspedes, Noticieros Televisa

 

AAE

CARGANDO...