Nueva normalidad por COVID-19 afecta ventas para actividades escolares en México

Dado que los niños no van a regresar de forma presencial, muchos comercios están en crisis, otros han cerrado.

La pandemia por el COVID-19 ha cambiado muchos aspectos de nuestras vidas. Uno de ellos es el de la actividad escolar y las ventas para el regreso a clases se han visto afectadas o son nulas.

Te recomendamos: Así son los próximos libros de texto de la SEP para el ciclo escolar 2020-2021

Por estas fechas, todos los años las calles ya estaban repletas de padres y niños que se preparaban para el regreso a clases comprando uniformes, mochilas y surtiendo las listas de útiles escolares.

Ahora, y dado que los niños no van a regresar de forma presencial, muchos comercios están en crisis, otros han cerrado.

Las calles del centro de la Ciudad de México, donde cada año los padres de familia solían comprar uniformes, zapatos, tenis y útiles escolares, se ven vacías en la nueva normalidad.

“Nosotros las ventas, empleados, porque recortaron empleados, costureros, entonces sí afecta mucho”, dijo Mayra, vendedora de uniformes.

Debido al confinamiento y al retraso en el regreso presencial a clases, ocho mil papelerías en México tuvieron que cerrar sus puertas, según fabricantes y comercializadores de útiles escolares afiliados a la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servitur). Aquellas que se mantienen abiertas tienen pocos clientes.

“Es para que a estas alturas ya había mucha gente y esperábamos eso los papeleros”, dijo Rocío, vendedora de útiles.

Nuevos espacios de estudio en casa

En este regreso a clases las dinámicas y necesidades cambiaron y hay quienes ya se alistan para ayudar a los padres a convertir los espacios de casa en salones de clases. Una carpintería en la CDMX apura los pedidos de escritorios, sillas, mesas y bancos.

“Seguido nos piden para trabajar en casa, una mesa de niño de primaria puede ser de 60 por 60 centímetros, y una altura de 60 centímetros, con una silla como esa”, explicó Bonfilia Eloarza, trabajadora de carpintería.

“Estamos en promoción la mesa para kínder, manejamos diferentes colores, son metálicas, son de mucha duración, de la silla 280 pesos y la mesa 1240”, dijo Areli Sapien, empleada de una tienda de mobiliario escolar.

Melissa, como muchos padres de familia, compraron mobiliario para que sus hijos tomen clase a distancia con mayor comodidad.

“Cada quien en su espacio, tuvimos que adaptar el cuarto de Joel, le pusimos la mesa, las sillitas y en mi caso yo estoy haciendo Home Office en el comedor de mi casa”, expuso Melissa Illescas, madre de familia.

Carlos tiene dos hijas de 8 y 12 años de edad, de tercero de primaria y primero de secundaria. estuvieron en un mercado de muebles buscando un escritorio para que todos puedan desempeñar sus actividades académicas.

“Hay mucho ruido e interrupción cuando están en clase, entonces si necesitan su espacio para que estén cómodas y puedan trabajar bien sus clases en línea,  yo trabajo en una computadora y ellas con sus tablets, nos separamos, una en una recamara, otra en la sala, para que no haya problema”, apuntó Carlos Valdez, padre de familia.

Con información de Guadalupe Madrigal.

LLH