Nueva cepa de coronavirus es más contagiosa que la original, revela estudio reciente

La nueva cepa apareció en febrero de 2020 en Europa, emigró rápidamente a la costa este de los Estados Unidos y ha sido la cepa dominante en todo el mundo desde mediados de marzo
Estructura del coronavirus SARS-CoV-2 (Covid-19). Getty Images

Un estudio reciente de un grupo de científicos del Laboratorio Nacional de Los Alamos reveló que una nueva cepa de coronavirus es más contagiosa que la original.

Te recomendamos: México aplanó curva de Covid-19 más de lo previsto; pico será 8 de mayo: Gatell

Los científicos identificaron que la nueva cepa de coronavirus que se ha vuelto dominante en todo el mundo y parece ser más contagiosa que las versiones que se propagaron en los primeros días de la pandemia de Covid-19.

La nueva cepa apareció en febrero de 2020 en Europa, emigró rápidamente a la costa este de los Estados Unidos y ha sido la cepa dominante en todo el mundo desde mediados de marzo, detalla el estudio.

Además de propagarse más rápido, puede hacer que las personas sean vulnerables a una segunda infección después de un primer ataque, advirtie el informe.

El informe de 33 páginas fue publicado el jueves pasado en BioRxiv, un sitio web que los investigadores usan para compartir su trabajo antes de que sea revisado por pares, un esfuerzo para acelerar las colaboraciones con científicos que trabajan en las vacunas o tratamientos Covid-19. Esa investigación se ha basado en gran medida en la secuencia genética de cepas anteriores y podría no ser efectiva contra la nueva.

La mutación identificada en el nuevo informe afecta los picos ahora infames en el exterior del coronavirus, que le permiten ingresar a las células respiratorias humanas. Los autores del informe dijeron que sentían una “necesidad urgente de una alerta temprana” para que las vacunas y medicamentos en desarrollo en todo el mundo sean efectivos contra la cepa mutada.

Donde quiera que apareciera la nueva cepa, infectaba rápidamente a muchas más personas que las cepas anteriores que salieron de Wuhan, China, y en pocas semanas era la única cepa que prevalecía en algunas naciones, según el informe. El dominio de la nueva cepa sobre sus predecesores demuestra que es más infecciosa, aunque todavía no se sabe exactamente por qué.

El coronavirus, conocido por los científicos como SARS-CoV-2, ha infectado a más de 3.5 millones de personas en todo el mundo y ha causado más de 250 mil muertes desde su descubrimiento a fines del año pasado.

El informe se basó en un análisis computacional de más de 6 mil secuencias de coronavirus de todo el mundo, recopilado por la Iniciativa Global para Compartir Todos los Datos de Influenza, una organización público-privada en Alemania. Una y otra vez, el análisis encontró que la nueva versión estaba en transición para convertirse en dominante.

El equipo de Los Alamos, asistido por científicos de la Universidad de Duke y la Universidad de Sheffield en Inglaterra, identificó 14 mutaciones. Esas mutaciones ocurrieron entre los casi 30 mil pares de bases de ARN que otros científicos dicen que forman el genoma del coronavirus. Los autores del informe se centraron en una mutación llamada D614G, que es responsable del cambio en los picos del virus.

Incluso si la nueva cepa no es más peligrosa que las otras, aún podría complicar los esfuerzos para controlar la pandemia. Eso sería un problema si la mutación hace que el virus sea tan diferente de las cepas anteriores que las personas que tienen inmunidad a ellos no serían inmunes a la nueva versión.

Si ese es el caso, podría hacer que “las personas sean susceptibles a una segunda infección”, escribieron los autores del estudio.

Es posible que la mutación cambie el pico de alguna manera que ayude al virus a evadir el sistema inmune, advierte el estudio.

Con información de BioRxiv.

FM