#Trump

Niños enjaulados que lloran a sus padres, resultado de política migratoria de Trump

Niños enjaulados que lloran a sus padres, resultado de política migratoria de Trump

Los niños son recluidos en enormes jaulas de metal, donde duermen en el suelo en colchones de concreto y se cubren del frío con mantas de aluminio. (AP)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lucha despiadadamente contra las familias migrantes.

En apenas cinco semanas más de dos mil 300 niños han sido separados de sus familias y entregados a la Oficina de Instalación de Refugiados. Los niños son recluidos en enormes jaulas de metal, donde duermen en el suelo en colchones de concreto y se cubren del frío con mantas de aluminio.

¿De dónde son ustedes?, preguntó un agente de la Patrulla Fronteriza.

“Yo soy de El Salvador”, contestó una niña.

¿Y tú?, cuestionó el agente.

“De Guatemala”, dijo un niño.

“No llores”, dice el agente.

“Quiero ver a mi tía”, dijo la niña.

“Vas a llegar con tu tía, mira ella te va a explicar y te va a ayudar”, le contestó el agente de la Patrulla Fronteriza.

“¡Papá!”, lloraba el niño.

“Voy a hablar con una persona de tu consulado”, apuntó una trabajadora social.

A pesar de ver el sufrimiento de estos niños, escuchar protestas por parte de los ciudadanos y críticas de políticos estadounidenses y de otros países, el equipo de Trump no pretende eliminar la política de “cero tolerancia”.

“Lo que es desgarrador es ver a familias norteamericanas que han perdido a sus hijos debido a integrantes de la MS13 y ustedes saben lo que hacen los integrantes del MS13, ellos usan las UACs (menores no acompañados) como su modo para entrar a Estados Unidos”, señaló Mercedes Schlapp, directora de Comunicaciones Estratégicas de la Casa Blanca.

De acuerdo con el departamento de psiquiatría infantil del Centro Médico de la Universidad de Rush en Chicago, separar a los niños de sus padres podría causarles daños irreparables:

“La peor pesadilla para un niño es ser separado de sus padres y no saber dónde están. A corto plazo un niño podría perder el apetito, se pueden volver temerosos, pueden perder peso, se pueden deshidratar. Es una situación de vida o muerte. Y los efectos a largo plazo podrían ser devastadores. Lo más probable es que tengan problemas relacionados con la ansiedad, cambios bruscos de humor, hasta desórdenes por estrés post-traumático. Para algunos de estos niños, el ser separado de sus familias podría generarles daños patológicos tan severos, que incluso podrían causarles la muerte”, reveló el doctor Louis Kraus, director del departamento de Psiquiatría Infantil del Centro Médico Rush University.

Los fiscales generales de 21 estados del país le han exigido al presidente Trump terminar con esta política que califican de ilegal.

A través de una carta dirigida al procurador general Jeff Sessions, afirman que la separación forzada de niños y padres que buscan asilo legal, es contraria a los valores de Estados Unidos.

La desesperación de algunos migrantes que buscan asilo es tan grande, que algunos preferirían ser separados de sus hijos, antes de regresar a su país.

“Pues sí yo estoy dispuesta a sacrificarme porque sé que voy a tener la esperanza de que un día los voy a volver a ver. En cambio, si yo me regreso a mi país, es para que no los volvamos a ver, pues porque las amenazas ya están y nada más llega uno ahí, ellos se van a dar cuenta y ellos pueden atentar contra nuestras vidas y la de mis hijos”, aseguró una migrante salvadoreña.

Te puede interesar: Política migratoria de EU viola derechos de la infancia

Con información de Alejandra López.

LLH

CARGANDO...