#DíaDeMuertos

Niño Raulito, el difunto más visitado del panteón más antiguo de Acapulco

Tumba del niño Raulito en panteón San Francisco de Asís de Acapulco

Tumba del niño Raulito en el panteón San Francisco de Asís de Acapulco (Noticieros Televisa)

En esta tumba del panteón San Francisco de Asís, el más antiguo de Acapulco, Guerrero, descansan los restos del niño Raulito González. Nació en 1932 y murió 10 meses después en 1933. Durante mucho tiempo la tumba permaneció olvidada hasta que hace 16 años se conoció el caso de una familia que llegó a este lugar y en su desesperación le pidió al niño que curara a una hija enferma.

Doña Susana Curiel, la custodia del panteón, recuerda que la madre llegó con una niña desahuciada, se arrodilló ante la tumba y pidió al niño que le devolviera la salud a la pequeña. Días después regresó con la niña, supuestamente sana.

Susana Curiel García, custodia del panteón San Francisco de Asís, dice: “El doctor la auscultó, la revisó bien le dijo que la niña ya estaba bien, que la niña ya no tenía ningún problema del corazón, que la niña ya se había salvado. Le dice su esposo de la señora, vieja, dice, el niño del panteón nos hizo el milagro”.

A partir de este acontecimiento la fama de Raulito ha ido creciendo y cada vez son más las personas que llegan hasta esta lápida en busca de que el niño les conceda algún favor.

“Yo tengo mucho tiempo ya medio mal y no me he podido aliviar. Yo dije voy a ir a verlo a él, a ver qué hay, si podría él ayudarme”, señala Margarito Cabrera Gervasio.

En agradecimiento, la tumba constantemente recibe mantenimiento y posiblemente es la que se encuentra en mejor estado.

Susana Curiel García, custodia del panteón San Francisco de Asís, señala: “Unas personas, señoras, pusieron las láminas. Y el herrero de enfrente puso la mano de obra y no cobró ni un cinco porque también el niño ya le había hecho un favor a él. Ya le hicieron su casita, su tumba también se la arregló el de Tránsito”.

Cada primero y dos de noviembre la gente acude a la tumba del niño Raulito a dejarle juguetes, ropa de niño, sonajas y flores por los favores recibidos.

Susana Curiel García, custodia del panteón San Francisco de Asís, explica: “Hay muchos juguetes de todas las personas que han venido y le han pedido a Raulito”.

Debido a la cantidad de juguetes que recibe Raulito, algunos de los regalos son donados a niños de las casas hogar y otros niños de la colonia.

Con información de Isaac Flores

MLV

CARGANDO...