Nicaragua se convertirá en Venezuela si no se detiene represión, dice ONU

Iglesia católica es perseguida en Nicaragua, afirma cardenal

Un manifestante porta una cruz durante la marcha contra el gobierno de Daniel Ortega. (AP)

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, advirtió que Nicaragua puede tener un futuro similar al de Venezuela si no se detiene la represión contra la ciudadanía y se libera a los manifestantes detenidos.

“Debe haber un cambio de actitud (del Gobierno) porque de lo contrario las condiciones con el tiempo se asemejarán a lo que vive Venezuela, con una economía debilitada”, dijo Zeid a la prensa, a la que comentó algunas de las situaciones más preocupantes de derechos humanos en el mundo.

Nicaragua recorta presupuesto en salud y educación por crisis

“Debe liberare a quienes nunca debieron ser detenidos por ejercer su derecho a reunirse pacíficamente”, agregó el alto responsable de la ONU, quien dentro de dos días entregará el testigo a su sucesora, la expresidenta de Chile Michelle Bachelet.

Zeid, a quien se le reconocen sus posiciones claras en defensa de los derechos humanos más allá de presiones políticas, dijo que –como ocurrió al inició de la crisis en Venezuela- en Nicaragua se acusa a los líderes de las protestas de terrorismo, cuando en realidad “están luchando por los derechos más básicos”.

Denunció “el grado tan intenso de represión” que han ejercido las fuerzas gubernamentales y grupos armados irregulares que las apoyan, en particular contra los estudiantes, muchos de los cuales están
detenidos.

“No me sorprendería que en el futuro escuchemos que hubo desapariciones o casos de tortura”, anticipó.

Crisis política afecta al principal zoológico de Nicaragua

Zeid tuvo la oportunidad de hablar con líderes del movimiento estudiantil que piden la salida del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, cuyos relatos le impactaron por la gravedad de los hechos descritos.

El alto comisionado saliente dijo también que espera que el Consejo de Derechos Humanos (CDH) ordene a tiempo una investigación de las violaciones de derechos y libertades, como ha solicitado su oficina.

El CDH inicia el próximo 10 de septiembre en Ginebra su tercer y último periodo de sesiones del año.

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU denunció desde el inicio de la crisis en Nicaragua, el pasado abril, la represión, en particular la participación de grupos de tipo paramilitar y sus ataques sin motivo contra los manifestantes.

Zeid dijo que deben ejercerse rápidamente presión a nivel regional e internacional sobre el Gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, porque las denuncias y declaraciones de la ONU no son suficientes.

“Si (se trata de gente que) se prepara para atacar jóvenes estudiantes no van a escuchar o dejarse persuadir por un funcionario de la ONU”, explicó.

Zeid declinó comentar la mediación que el presidente Ortega ha pedido a la ONU, señalando que este esfuerzo corresponde al secretario general de la organización, Antonio Guterres.

Vicepresidenta de Nicaragua acusa a ‘golpistas’ por muertes en protestas

ONU DENUNCIA GRADO DE REPRESIÓN ES “TAN ALTO” EN NICARAGUA QUE OBLIGA A HUIR

La ONU denunció que el grado de mrepresión “es tan alto” en Nicaragua que ha forzado al exilio a
ciudadanos por el simple hecho de expresar opiniones distintas a las del gobierno, en un patrón de violencia que no cesa.

La violencia que las fuerzas gubernamentales han ejercido desde el pasado abril contra los manifestantes que reclamaban la salida del presidente Daniel Ortega ha obligado a muchos a intentar escapar del país o, al menos, a intentar hacerlo, recalca.

También han sido víctimas de represalias que les han llevado a adoptar la misma actitud aquellos que salieron en defensa de los manifestantes, señala un informe de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU.

La organización lamenta que “el mundo aparte la vista” de la crisis que ha surgido en el país centroamericano, donde a pesar del “contexto de miedo y desconfianza que se ha generado”, las protestas exigiendo el respeto de las libertades han continuado.

El informe señala que en la primera fase de la crisis la Policía y elementos armados progobierno -entre otros las denominadas “fuerzas de choque” y turbas- reprimieron las protestas, y en una segunda etapa desmontaron violentamente las barricadas levantadas por los manifestantes.

“Todo ello con el beneplácito de autoridades estatales de alto nivel y de la Policía Nacional, a menudo de forma conjunta y coordinada”, sostiene el informe.

Agrega que “aunque el gobierno ya no niega la existencia de elementos armados progubernamentales, sí aprueba sus acciones y les permite operar con impunidad.

Como consecuencia de la represión, más de 300 personas han resultado muertas y unas 2,000 heridas, según el recuento de distintos organismos de derechos humanos.

El alto comisionado de la ONU para los derechos humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, pidió que el Consejo de Derechos Humanos se ocupe de la situación en Nicaragua y plantee medidas para prevenir disturbios sociales y políticos aún más graves.

Acusan de terrorismo a estudiantes atrincherados en universidad de Nicaragua

Con información de EFE.
ramg

CARGANDO...